GIF: NASA/JPL-Caltech.

¿Bajo qué circunstancias no se puede llamar “asteroide” a un asteroide? Cuando es un par binario. Resulta que un “asteroide” descubierto el año pasado en realidad no es un asteroide, si no dos objetos que orbitan entre sí. Este dúo particular, llamado 2017 YE5, pertenece a una clase excepcional de objetos próximos a la Tierra.

Advertisement

El objeto 2017 YE5 fue identificado por astrónomos del Observatorio Oukaïmedende Marruecos en diciembre del año pasado. No existía conocimiento sobre el objeto, además de que existía. En junio, el objeto se acercó a la Tierra — no estará en una posición tan cercana de nuevo hasta dentro de 170 años — e investigadores pudieron analizarlo de cerca. Lo que al principio parecía un asteroide resultó ser dos objetos en órbita, girando entre sí: un asteroide binario. 

Image: Arecibo/GBO/NSF/NASA/JPL-Caltech.

Normalmente diríamos que no es gran cosa. Alrededor de un 15% de todos los asteroides conocidos que tienen un diámetro mayor de 200 metros son binarios. Pero 2017 YE5 es especial porque es un binario de asteroides con una “igual masa”, lo cual significa que los dos objetos tienen aproximadamente la misma masa. La mayoría de binarios están compuestos por un par desigual, donde un asteroide es significativamente más grande que el otro. Astrónomos han documentado miles de asteroides en el sistema solar, pero solamente cuatro binarios con una igual masa. Las últimas observaciones ofrecen las imágenes más detalladas que se han hecho jamás de este fenómeno excepcionalmente raro.

Advertisement

2017 YE5 estuvo a 6 millones de kilómetros de la Tierra, o 16 veces la distancia entre la Tierra y la Luna, el 21 de junio. Utilizando un radar biestático — una técnica en la cual el emisor y el receptor se colocan en ubicaciones separadas — astrónomos del Radar del Sistema Solar Goldstone de la NASA (GSSR, por sus siglas en inglés) en California escanearon el objeto y encontraron que en realidad se había descubierto un par de asteroides en vez de uno. Las observaciones fueron confirmadas por astrónomos en el Observatorio Green Bank en el estado de Virginia Occidental. 

GIF: NASA/JPL-Caltech.

Las observaciones muestran que los dos asteroides giran entre sí una vez aproximadamente cada 20 o 24 horas. Además, los asteroides son más grandes de lo que se esperaba. Las pierdas son muy oscuras, con un color como el del carbón, lo cual complica el proceso de hacer observaciones visuales. Las imágenes del radar revelaron su tamaño real: cada asteroide mide aproximadamente 900 metros de longitud. Dicho esto, sus patrones de reflectividad eran drásticamente diferentes, lo cual sugiere que los objetos, aunque de un tamaño y masa similar, tienen densidades o composiciones diferentes. Esto significa que se trata de un dúo, sí, pero no de gemelos idénticos.

Advertisement

Tal como hemos mencionado, los asteroides binarios son algo común en el Sistema Solar. Curiosamente, a veces vemos su “firma” en la Tierra con los cráteres de impacto doble, que significa que los asteroides lograron mantenerse juntos cuando enteraron a la atmósfera de nuestro planeta y chocaron contra la superficie. Se estima que estos cráteres representan aproximadamente un 3% de todos los cráteres de impacto en la Tierra. Desgraciadamente, también significa que si detectamos a un asteroide con destino a nuestro planeta, hay una probabilidad del 15% de que tenga un compañero. [NASA]