Este pez fosilizado pudo haber muerto por el impacto del mismo meteorito que mató los dinosaurios

Ryan F. Mandelbaum
16.1K
2
1
Un modelo de yeso del fósil de Tanis muestra un pez de agua fresca (marrón oscuro) al lado de un amonite (iridiscencia en la parte superior izquierda).
Foto: DePalma et al (PNAS 2019

Paleontólogos han encontrado los restos fosilizados de un pez muy significativo en Dakota del Norte, uno de los cementerios antiguos más importantes de la Tierra. Se trata de un pez que posiblemente murió de los efectos producidos por el asteroide que puso fin al periodo Cretácico.

Advertisement

Sabemos que un gran asteroide chocó contra la Tierra hace 66 millones de años, y que durante la misma época los dinosaurios desaparecieron. No estamos completamente seguros de si el asteroide fue el único elemento responsable por la extinción masiva. De hecho, algunos se preguntan, “Si ocurrió esto, ¿no debería haber restos de los animales que murieron a causa de los efectos del asteroide?” Bueno, es posible que hayamos encontrado algunos.

“Este es el último día del Cretácico”, afirmó David Burnham, profesor en el departamento de geología en la Universidad de Kansas y uno de los autores del estudio, a Gizmodo.

Cuando un gran meteorito choca contra la Tierra, uno esperaría ver efectos caóticos, como piedras modificadas por el impacto de las altas presiones y temperaturas, terremotos catastróficos o tsunamis. Pero las piedras del planeta no preservan días individuales de la historia de la Tierra, que abarca varios miles de millones de años.

Por lo tanto, tienes que emplear un poco de creatividad cuando intentas analizar el registro geológico. Por ejemplo, las capas de piedra de 66 millones de años que existen por el mundo parecen contener un exceso de iridio, que presuntamente fue depositado por el meteorito Chicxulub que chocó cerca de lo que hoy en día es la península de Yucatán. También están las tectitas, pequeños objetos de vidrio formados por piedra comprimida y sometida a una temperatura muy alta. Teóricamente, también debería haber evidencia fosilizada de los animales que murieron a causa del asteroide.

Advertisement
La zona Tanis.
Captura de pantalla: DePalma et al (PNAS

Esto es lo que hace la nueva investigación, liderada por Robert DePalma en la Universidad de Kansas, tan emocionante. La investigación describe unas capas de sedimento en la zona Tanis de la Formación Hell Creek. Ambas capas contienen un exceso de iridio, pero las capas inferiores contienen piezas de vidrio que parecen haber sido depositadas por una fuerza dirigida hacia la Tierra. Los investigadores intuyen que las capas representan dos eventos: la capa superior es el polvo producido por el impacto, mientras que la capa inferior es un gran depósito de sedimento de las horas después del impacto.

Advertisement

No obstante, si las piedras en sí no te convencen, es posible que los fósiles en el depósito sí. Una amplia franja de océano se movió por el interior de Estados Unidos durante los finales del Cretácico, llegando a una zona no muy lejos de la zona Tanis. Pero las piedras en Tanis mantienen una mezcla de peces de agua dulce, como peces espátula y esturiones o moluscos (amonites), lo cual implica que en algún momento, el océano se mezcló con ríos de agua dulce. Además, había esférulas de vidrio dentro de las agallas del pez espátula fosilizado.

Advertisement

Al parecer, olas con vidrio creado por un impacto, que se había producido más de 3.050 kilómetros del área, habían inundado el mar. En sus últimos momentos, los peces habían inhalado algunas piezas de vidrio.

Una imagen de rayos X muestra esférulas en las agallas del pez espátula.
Imagen: DePalma et al (PNAS
Advertisement

Otros investigadores se impresionaron por el trabajo. “Cuando lo leí por primera vez, lo único que podía decir era ‘increíble, increíble, increíble’”, le dijo H. Jay Melosh, un profesor especializado en ciencias de la Tierra, atmósfera y los planetas en la Purdue University, a Gizmodo. “Creo que es uno de los descubrimientos paleontológicos más espectaculares del siglo. Es una foto instantánea de un momento que produjo mucha muerte justo después del impacto”.

Advertisement

Los investigadores señalan que hay otros escenarios que podrían haber llevado las partículas de vidrio a Tanis. Quizá hubo eventos meteorológicos como temporales o deslizamientos de tierra, escriben los autores en el informe, que se publicará el lunes en PNAS.

Sin embargo, las observaciones tienen implicaciones importantes. Los autores escriben:

“Observaciones en Tanis expanden nuestro conocimiento de los efectos dañinos del impacto de Chicxulub y su gran alcance. Es altamente probable que exista una conexión entre los temblores sísmicos producidos por el impacto y la inundación terrestre en Tanis. [Estos eventos] revelan un mecanismo adicional importante por el cual el impacto de Chicxulub podría haber causado las condiciones catastróficas en el interior occidental. [También pudo haber provocado efectos] a nivel mundial lejos de la zona del impacto”.

Advertisement

Es increíble imaginar cómo cambió la vida en la Tierra en las horas y días después de que chocó el asteroide Chicxulub. Y es igual de fascinante pensar que podríamos encontrar evidencia directa de esa época en los restos de criaturas que vivieron en aquel entonces.

Share This Story