Si algún día queremos llegar a Marte sanos y salvos, y más allá, vamos a necesitar nueva tecnología de propulsión. Los propulsores iónicos como el de la imagen son parte de la solución. La NASA acaba de probar ahora con éxito un nuevo diseño de propulsor iónico pensado para su misión de capturar asteroides.

El de la imagen es un nuevo diseño de un propulsor a efecto Hall, un tipo de propulsor iónico en el que el propelente es acelerado mediante un campo eléctrico. Este diseño utiliza un 10% menos de combustible que un propulsor convencional de combustión química y puede procesar hasta 3 veces más potencia de empuje que modelos anteriores, incrementando su eficiencia en un 50%. Es un pequeño paso para lograr propulsores que nos lleven a misiones de espacio profundo. Como nos explicó hace unos semanas el astronauta Pedro Duque, desarrollar esta tecnología será clave para la exploración espacial en las próximas décadas. Sin ella, el sueño de pisar Marte no será posible. [vía NASA]

Bonus: Neil deGrasse Tyson explicando cómo funcionan los motores iónicos. En inglés, pero merece la pena su explicación:

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)