Panorámica de Saná, Yemen.
Foto: Ferdinand Reus (CC BY-SA 2.0)

Una placa de bronce en una casa de subastas en Colorado ha puesto a los arqueólogos sobre la pista de un descubrimiento completamente nuevo. La placa contiene referencias a un templo perdido en Yemen, y lo más intrigante es que está dedicado a un dios del que nadie ha oído hablar.

La placa tiene alrededor de 2.000 años de antigüedad y es una ofrenda para solicitar la salvación a Athtar Ḥarmān. ¿El problema? Ningún estudioso de las culturas que poblaban Yemen en aquella época tiene la menor idea de qué deidad es esa ni a qué está consagrada.

La placa está en sabeo o sabáico, una lengua de origen semítico que se hablaba en Yemen desde el año 1.000 antes de Cristo. y menciona un templo o Bana. La localización de este templo no se especifica, pero otra inscripción en sabeo hallada en 1909 menciona un templo en Shibām al-Ghirās, una aldea a las afueras de Sana’a o Saná , la capital de Yemen. La placa cita también a los que hacen la ofrenda, dos sirvientes de Khawliyān. Ese nombre figura como perteneciente a una princesa de los Afya, una cultura que vivió en los alrededores de Saná.

Estela votiva con inscripciones en sabeo dirigidas al dios lunar Almaqah. Área de Ma’rib, Yemen.
Foto: Jastrow (Dominio Público)

La labor detectivesca en base a los artefactos e inscripciones que conocemos llega hasta ahí. Para averiguar más sería necesario examinar los alrededores de Saná, cosa nada fácil teniendo en cuenta que Yemen está en guerra desde 2011. De hecho en un primer momento se pensó que la placa podía provenir del saqueo al patrimonio artístico del país, pero no ha sido así. La casa de subastas y Galería Artemis en la que ha aparecido la pieza ha certificado que pertenece a un coleccionista privado ya fallecido con sede en Nueva Orleans que sencillamente no sabía leer sabáico ni la importancia de esa pieza concreta. La placa lleva en territorio Estadounidense desde al menos los años 70. [Live Science]

Advertisement


Para leer más historias como esta síguenos en Flipboard.