Imagen: Abi Porter via Flickr

En los últimos años se ha especulado sobre una conexión entre la ginecomastia — el agradamiento del tamaño de las mamas en el varón — y los aceites esenciales té verde y lavanda. Aunque todavía no se ha establecido una conexión definitiva, un nuevo estudio ha encontrado más evidencia para apoyar esta teoría.

Advertisement

El estudio encontró que existen ocho químicos en los aceites esenciales que interfieren con la producción de hormonas. Específicamente, los químicos incrementan la producción del estrógeno e impiden la testosterona. La ginecomastia es un trastorno raro, y todavía no se sabe la causa. El estudio será presentando esta semana en la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología.

Los aceites esenciales té verde y lavanda se pueden encontrar en cosméticos, jabones, champús, cremas o productos de limpieza alternativos, entre otros.

Ha habido una serie de casos en los cuales varones han desarrollado ginecomastia mientras utilizaban productos que contenían los aceites. No obstante, cuando dejaron de usarlos, desaparecieron los síntomas. Es importante destacar que no todos tendrán la misma reacción si son expuestos a los aceites esenciales.

Advertisement

Uno de los investigadores del estudio, Tyler Ramsey, afirmó que los aceites se deberían usar con precaución.

“Nuestra sociedad considera que los aceites esenciales son seguros. No obstante, poseen una diversa cantidad de químicos”, dijo Ramsey, que trabaja para el Instituto Nacional de Salud Ambiental en Carolina del Norte. “Se deben usar con precaución porque algunos de estos químicos posiblemente interrumpan el sistema endocrino”.

Advertisement

El estudio se realizó utilizando células cancerosas. Los investigadores estudiaron ocho químicos clave de los aceites. Al final, determinaron que todos los químicos, en distintos grados, promovían el estrógeno e inhibían la testosterona.

Ramsey declaró que los resultados demuestran que los aceites esenciales de té verde y lavanda posiblemente podrían causar problemas de salud ambiental y se necesitaban estudiar en más profundidad.

El investigador añadió que la mayoría de los químicos que analizó su equipo aparecen en por lo menos 65 otros aceites esenciales.

Advertisement

Sin embargo, todavía quedan muchas preguntas por responder. Según el Profesor Leuan Hughes de la Universidad de Cambridge, es posible que las personas que han desarrollado el trastorno sean especialmente sensibles a los aceites o que los estén utilizando en exceso.

Hughes añade que los efectos de utilizar el aceite a largo plazo se desconocen.

Por otro lado, también se tiene que considerar que el experimento se realizó utilizando células cancerosas, dijo el Dr. Rod Mitchell, un endocrinólogo pediatra del Instituto de Investigación Médica Queens. Es posible que estas células no sean representativas de las células en el tejido de mamas normal. Además, también cuestionó la dosis de los aceites esenciales al que fueron expuestas las células, lo cual podría o no ser igual a la cantidad a la que estamos expuestos los humanos.

Advertisement

Mitchell declaró que aunque el hallazgo era importante, se necesitaban más estudios para determinar si existía una conexión.

[BBC]