Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La Agencia Espacial Europea anuncia una misión para interceptar por primera vez un cometa prístino

3.3K
Save
C/2014 Q2, también conocido como el cometa Lovejoy, el 4 de febrero de 2015. El interceptor de cometas de la ESA intentará encontrarse con un cometa similar a este.
Imagen: Damian Peach/ NASA

Con la histórica misión Rosetta ahora en el espejo retrovisor, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha puesto su mira en un tipo diferente de cometa, un cometa que nunca ha visitado los límites internos del sistema solar. La misión Comet Interceptor incluirá una nave nodriza y dos naves “hijas”.

Un comunicado de prensa publicado por la ESA describe la nueva misión cuyo lanzamiento está programado para 2028. Es una misión única, ya que será nuestro primer encuentro con un cometa que hace su primer viaje al sistema solar interior.

Advertisement

Dichos objetos, denominados “cometas prístinos” o “cometas dinámicamente nuevos” presentan superficies y estructuras sin alteraciones porque han evitado un encuentro cercano con el Sol durante miles de millones de años. En consecuencia, estos cometas son como una instantánea que se remonta en el tiempo, revelando las condiciones del sistema solar naciente.

Comet Interceptor involucra a científicos e ingenieros del University College de London, la Universidad de Edimburgo, la NASA y JAXA, entre otros colaboradores. El proyecto estará dirigido por Geraint Jones, quien se encuentra en el Laboratorio de Ciencia Espacial Mullard de la UCL. Ahora que la misión ha recibido el visto bueno, los diferentes equipos trabajarán juntos para resolver los detalles.

Una imagen conceptual de la misión Comet Interceptor
Imagen: ESA

No se ha elegido ningún cometa específico, ni es probable que se seleccione uno antes del lanzamiento. Una vez en el espacio, la nave espacial Comet Interceptor se aventurará a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra y asumirá una posición de espera. Después de que se detecte un cometa adecuado, será enviada a una misión de intercepción. Los planificadores de la misión seleccionarán un cometa prístino o un visitante interestelar entrante similar a ‘Oumuamua: el cometa o asteroide con forma de cigarro o lo que sea que fuera aquel inesperado visitante de 2017.

Advertisement

El periodo de espera de Comet Interceptor en el espacio no debería durar demasiado, puesto que los planificadores de la misión esperan un encuentro dentro de los primeros cinco años de la misión, según la ESA. Hay un instrumento adecuado para detectar un objeto entrante en el telescopio terrestre Pan-STARRS en Hawaii. Estos objetos a menudo se detectan un mes o unos años antes de que ingresen al sistema solar interior, lo que no es tiempo suficiente para diseñar y desplegar una misión de encuentro. Comet Interceptor resuelve este problema con bastante elegancia.

La nave espacial principal, o la nave nodriza, observará el cometa desde una distancia, pero también desplegará un par de naves hijas, que viajarán hacia el cometa para hacer observaciones a corta distancia. Las sondas deben ser capaces de detectar pequeñas características de la superficie, caracterizar la forma del objeto y analizar los gases que salen de él.

Advertisement

Juntos, los tres vehículos espaciales realizarán mediciones desde varios puntos de vista, lo que permitirá una imagen en 3D sin precedentes del objeto, o de los objetos. Aunque es raro, algunos cometas constan de varias piezas, como demuestra el reciente descubrimiento de un sistema binario que tiene las características de un cometa.

Los instrumentos a bordo de las tres naves Comet Interceptor recopilarán información sobre polvo, plasma, masa, composición química y otros datos científicos valiosos del objeto. De hecho, un cometa prístino que ingresa al sistema solar interior debe ser digno de ver. Como nunca ha visto al Sol de cerca y tiene su superficie “sin procesar”, el cometa probablemente dé un buen espectáculo. Los rayos cósmicos del Sol interactuarán con su superficie volátil, levantando polvo, gas y hielo. En consecuencia, es muy probable que el cometa produzca una coma (una cobertura gaseosa) y una larga cola.

Advertisement

Un objeto adecuado para esta misión provendría del Cinturón de Kuiper o de la nube de Oort, más distante, que albergan algunos de los objetos más antiguos del sistema solar. De vez en cuando, un cometa o asteroide es empujado desde estas áreas externas, lo que hace que entre en una trayectoria que lo acerca al Sol.

Este proyecto fue seleccionado como parte de la nueva misión de clase rápida de la ESA, donde “rápido” hace referencia a la velocidad de implementación. Las misiones de clase rápida no deben tardar más de ocho años en desarrollarse. Además, las naves espaciales no pueden pesar más de 1,000 kilogramos y deben ser capaces de compartir espacio en el cohete con una misión de tamaño mediano. La fuerza del cohete impulsará ambas misiones más allá de la órbita baja terrestre (LEO) hasta el punto de Lagrange Sol-Tierra, o L2, que se encuentra 1,5 millones de kilómetros por detrás de la Tierra desde la perspectiva del Sol.

Advertisement

En este caso, se prevé que la misión de tamaño mediano que acompañe sea la nave ARIEL de la ESA, que explorará la atmósfera de exoplanetas distantes.

Esta misión será el tercer encuentro de la ESA con un cometa, los dos anteriores fueron las misiones Giotto y Rosetta que visitaron el cometa Halley en 1986 y el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko de 2014 a 2016, respectivamente. Ambos cometas son cometas de periodos corto con periodos orbitales de menos de 200 años, y han visitado el sistema solar interno varias veces.

Share This Story