Hirondellea gigas, una de las criaturas de la fosa de las Marianas, afectada por la contaminación. Imagen: Daiju Azuma (CC-BY-SA)

Si piensas que hasta lugar más remoto y profundo del mundo sólo llega James Cameron, estás equivocado. Un estudio demuestra que en la fosa de las Marianas, a 10.971 metros de profundidad, también hay basura humana.

Seg√ļn datos de la Universidad de Aberdeen, nuestros contaminantes qu√≠micos se est√°n acumulando en las fosas oce√°nicas m√°s profundas de la Tierra y los animales se los est√°n comiendo. El estudio no ha sido publicado todav√≠a, pero la revista Nature adelanta que los crust√°ceos del entorno contienen mayores concentraciones de productos altamente t√≥xicos que algunos animales costeros.

√Čste es el primer an√°lisis de qu√≠micos org√°nicos que se ha realizado en anf√≠podos que viven entre los 7.000 y los 10.000 metros de profundidad. Las muestras se recogieron tanto en la fosa de las Marianas ‚ÄĒPac√≠fico occidental‚ÄĒ como en la fosa Kermadec, cerca de Nueva Zelanda. En ambas se encontraron altos niveles de bifenilos policlorados, utilizados para la fabricaci√≥n de pl√°stico y como agente antiincrustante en los cascos de los barcos.

No sabemos mucho acerca del fondo marino de la fosa de las Marianas debido, claro, a su profundidad extrema. Allá abajo reinan la oscuridad, las temperaturas gélidas y una altísima presión que complica los intentos de estudiarlo. Hace poco podíamos escuchar las primeras grabaciones provenientes del abismo de Challenger, el punto más profundo medido en el mar. [Nature]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.