Diagrama que ilustra el papel de la energía oscura en la expansión del universo. Imagen: NASA

Estamos a las puertas de un gran descubrimiento que tiene el potencial para revolucionar la f√≠sica actual tal y como la conocemos. A√ļn no sabemos qu√© es, pero cada vez est√° m√°s claro que est√° ah√≠, oculto en una discrepancia matem√°tica que se niega a desaparecer y trae de cabeza a los astrof√≠sicos.

Advertisement

La idea de que hay algo que se nos escapa en el modelo actual de la f√≠sica no es ninguna exageraci√≥n. Las mediciones del universo no cuadran, y la diferencia entre unos n√ļmeros y otros es ya tan persistente y precisa que no puede atribuirse a un error de c√°lculo o a la simple casualidad. El profesor Adam Riess, ganador de un premio Nobel de f√≠sica en 2011 por su trabajo estudiando la expansi√≥n del universo est√° convencido de que la discrepancia en las mediciones pronto nos llevar√° a un descubrimiento que sacudir√° los cimientos de la f√≠sica.

Lo que a√ļn no sabemos es siquiera cu√°l ser√° ese descubrimiento. Las dos principales hip√≥tesis son la existencia de una nueva part√≠cula: el neutrino est√©ril, o a la confirmaci√≥n de la existencia de la energ√≠a oscura, una forma de energ√≠a completamente desconocida que seg√ļn las estimaciones conforma el 70% de la energ√≠a del universo.

Advertisement

¬ŅC√≥mo hemos emprendido el camino hacia este descubrimiento en ciernes? Riess lo explica en un nuevo estudio que analiza las √ļltimas mediciones de la constante de Hubble, la cifra que mide la velocidad a la que se expande el universo. La Sociedad Espa√Īola de Astronom√≠a explica as√≠ la constante de Hubble:

El valor de la constante de Hubble, cuyo s√≠mbolo es H0, se estima en unos 71 kil√≥metros por segundo y por megap√°rsec. Esto quiere decir que la expansi√≥n del universo hace que los c√ļmulos de galaxias se alejen unos de otros, y lo hacen a un ritmo tal que por cada megap√°rsec de distancia (o sea, cada 3 millones de a√Īos-luz) la velocidad de alejamiento se incrementa en 71 kil√≥metros por segundo.

El problema, del que ya hemos hablado por aquí, es que la medición de esta constante arroja cifras diferentes en función del método utilizado. Recientemente, el proyecto H0LICOW coordinado por el Instituto Max Planck de Astrofísica en Alemania arrojaba una constante de Hubble de 73,2 km/s por megaparsec. La cifra es exactamente la misma a la que llegó el propio Adam Reiss y sus colegas analizando el brillo de 2.400 estrellas cefeidas en 19 galaxias diferentes y las compararon con 300 supernovas de tipo Ia para calcular las distancias.

Advertisement

Dos métodos diferentes, la misma cifra. Sin embargo, si nos atenemos a las mediciones del telescopio espacial Max Planck analizando la radiación cósmica de microondas, la constante de Hubble es de 66,9km/s por megaparsec. Un estudio de 2017 que mide las oscilaciones en la materia bariónica coincide con esta cifra.

Demasiados estudios que arrojan la misma cifra, y otros tantos estudios que arrojan la cifra opuesta, pero con cada vez menos variación entre ellos. Adam Riess lleva meses analizándolos todos y explica a BBC que la discrepancia en la constante de Hubble está en un nivel de confianza de 3,4 sigma. La escala sigma describe la probabilidad de que un hecho concreto no sea producto de la casualidad. Normalmente, se considera que un nivel 5 sigma es el límite a partir del cual hay que hablar de un nuevo descubrimiento.

Estamos muy cerca. ¬ŅNueva part√≠cula o nuevo tipo de energ√≠a? Sea cual sea la respuesta, nos permitir√° acercarnos a un modelo de la f√≠sica que realmente explique como funciona el universo. Las implicaciones son enormes. [v√≠a BBC]