Fotografía de Ullstein Bild/Getty Images

Los estornudos tienen un gran poder: llegan a una velocidad de hasta 100 km/h y pueden alcanzar distancias de hasta 9,1 metros. Nada es peor que tener ganas de estornudar y no poder hacerlo. A veces, nos vemos obligados a contener un estornudo, pero nos queda la extra√Īa sensaci√≥n de que algo no marcha bien, ¬Ņcierto?

El doctor Dale Taylor, un otorrinolaringólogo de Santa Bárbara, explicó en Digg qué pasaría si contuviésemos todos nuestros estornudos. Resulta que evitarlos no es tan terrible para nuestro organismo como a menudo aseguran los rumores; sin embargo, tampoco es una conducta saludable.

Advertisement

Lo peor que podr√≠a ocurrir es que se nos rompa el t√≠mpano o que estalle uno de nuestros vasos sangu√≠neos oculares, pero eso es poco probable. No obstante, si detuvieses un estornudo violento, la presi√≥n que se genera podr√≠a trasladarse hasta tus senos paranasales y tu cr√°neo. Esto provocar√≠a peque√Īas fisuras en los huesos que existen entre la nariz y los ojos o entre la nariz y el cerebro. Sin embargo, estas fisuras sanan por s√≠ mismas, as√≠ que no son nada de qu√© preocuparse.

Dicho todo, y aunque no pase nada, para mantenerte a salvo y prevenir cualquier improbable lesión producto del estornudo, deja que este salga plenamente. Si te ves obligado a contenerlo, por lo menos deja que la presión se libere a través de tu boca, como si estuvieras tosiendo.