Utilizar órganos y tejidos de cerdos para salvar vidas humanas. Es algo que médicos y científicos llevan investigando con éxito durante años y ahora han conseguido un avance más. Investigadores de la Universidad de Pittsburgh, en EE.UU., han logrado regenerar músculos en cinco pacientes que habían sufrido graves accidentes, y lo han hecho con una nueva técnica a partir de tejido de la vejiga del cerdo.

Los cinco pacientes a los que se les ha aplicado esta técnica habían sufrido graves accidentes tras los que perdieron entre el 60% y el 90% de la masa muscular en sus piernas. Tres de ellos sufrieron accidentes en su trabajo como militares y dos en accidentes de esquí. Todos habían sido sometidos a múltiples cirugías, pero sin éxito: cuando hay tanta pérdida de masa muscular, en lugar de músculo esquelético crece tejido cicatricial para cerrar la herida y el hueco creado.

Advertisement

Los cirujanos aplicaron una técnica experimental consistente en utilizar una matriz extracelular obtenida de la vejiga de un cerdo. En cirugía regenerativa es algo que se lleva haciendo desde hace tiempo: utilizar un órgano donado al que se han eliminado sus células para servir de estructura sobre la que crezcan las células receptor. Ese es el concepto de matriz extracelular. Una vez conseguido, esta se puede implantar en el paciente para regenerar tejido.

La novedad es que, en este caso, los cirujanos implantaron directamente la matriz de la vejiga de cerdo, sin repoblarla previamente con células de los pacientes. A medida que pasa el tiempo, la matriz produce químicos que atraen las células del paciente. Al mismo tiempo, los médicos les sometieron a intenso ejercicio físico solo entre 24 y 48 horas después del implante. El objetivo era que la actividad física y la flexión de los músculos ayudara a convertir las células madre en células musculares, comenzando así la regeneración.

El resultado fue un éxito: los cinco pacientes lograron regenerar partes del músculo, aunque no todos a la misma velocidad ni proporción. La mejora fue del 25% en solo tres de los pacientes, la tasa que los investigadores se habían fijado como exitosa. Sin embargo, los cinco han logrado mejorar significativamente su calidad de vida en las actividades del día a día.

Advertisement

Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Science Traslational Medicine y son prometedores. El siguiente paso será probar la técnica en otras partes del cuerpo y comprobar los resultados. [Science Traslational Medicine, vía Tech Review y The Scientist]

Ilustración: URRRA/Shutterstock