Photo: AP Images

El vasto complejo de cuevas de Tailandia en el que están atrapados 12 niños se ha cobrado su primera víctima. Se trata de un buceador profesional llamado Samarn Kunan. El voluntario falleció al quedarse sin aire cuando regresaba de entregar botellas de oxígeno a los niños.

Advertisement

El accidente es buena muestra de lo difícil que es salir del complejo de cuevas inundadas incluso estando en plena forma y sabiendo bucear. Kunan, de 38 años, no solo era un buceador con experiencia. Además prestó servicio como Navy Seal. Aún no se han determinado con exactitud las causas de la muerte, pero al parecer se desmayó al quedarse paulatinamente sin oxígeno en el camino de salida de la cueva, una difícil travesía de unos 5 kilómetros por túneles inundados.

Buceadores preparando equipo en la entrada a la cueva.
Photo: AP Images
Las labores de rescate han reúnido a un nutrido grupo de voluntarios de varios países.
Photo: AP Images

Advertisement

Pese al duro golpe que ha supuesto la muerte de Kunan, el equipo de rescate redobla esfuerzos en los preparativos para sacar a los niños. Mientras estos reciben un curso acelerado de submarinismo, buceadores como el propio Kunan siembran el camino de salida con bombonas de oxígeno. Adicionalmente, se están usando bombas de drenaje para tratar de bajar el nivel del agua en algunos tramos. [vía CNN]