KIC 8462852 es una estrella localizada entre las constelaciones de Cygnus y Lyra, a unos 1500 a√Īos luz de la Tierra. En septiembre, varios astr√≥nomos detectaron fluctuaciones de luz realmente extra√Īas en ella y hasta ahora se las ha apa√Īado para tumbar todas las teor√≠as explicando el fen√≥meno: no, no son alien√≠genas, pero tampoco cometas.

¬ŅPor qu√© es importante? Para empezar, cuando una estrella se encuentra tan lejos de nosotros uno de los m√©todos que utilizan los astr√≥nomos para conocer sus particularices es medir el brillo. Si lo pierde siguiendo una serie de patrones determinados, por ejemplo, es una buena se√Īal de que tiene planetas orbitando en torno a ella. Con ese y otros sistemas es como hemos descubierto la mayor√≠a de exoplanetas conocidos.

La cuesti√≥n es que el comportamiento de KIC 8462852 en ese sentido es, cuanto menos, err√°tico. Durante los 4 a√Īos de datos recogidos hasta ahora el brillo ha variado de manera inconsistente, llegando a perder hasta un 20%, gan√°ndolo en otras ocasiones. Es un comportamiento tan inusual que las diversas explicaciones al respecto han ido cayendo una tras otra.

Advertisement

Las primeras teor√≠as que asociaban el fen√≥meno a un origen extraterrestre no tardaron en aparecer, por supuesto, pero dos comprobaciones independendientes buscando haces de l√°ser y se√Īales de radio han dado las dos negativo. Algunos especularon con una esfera de Dyson, una hipot√©tica estructura construida en torno a una estrella que permite extraer toda la energ√≠a que genera. La comunidad cient√≠fica ya ha advertido que, esferas de Dyson aparte, el hecho de que la fluctuaci√≥n se deba a vida alien√≠gena es muy, muy, muy improbable.

La segunda teor√≠a, m√°s plausible y que atribu√≠a el fen√≥meno a cometas, tambi√©n est√° empezando a tambalearse dejando a los astr√≥nomos todav√≠a m√°s perplejos que cuando descubrieron por primera vez las anomal√≠as de KIC 8462852. Lo m√°s importante es que analizando fotograf√≠as estelares en un periodo de m√°s de un siglo (las primeras remontan al s. XIX), Bradley Schaefer de la Universidad de Louisiana ha comprobado que el brillo total de KIC 8462852 ha deca√≠do en un 19% algo que es ‚Äúcompletamente sin precedentes para este tipo de estrellas‚ÄĚ

Advertisement

¬ŅQu√© sucede, entonces, exactamente? No lo sabemos, pero los cient√≠ficos si tienen claro el siguiente paso: hacen falta m√°s datos. Con ellos probablemente podamos descartar cualquier teor√≠a loca (ahora mismo est√°n todas sobre la mesa) y averiguar por fin qu√© ocurre con sus misteriosas fluctuaciones de brillo. Hasta entonces, la verdad est√° ah√≠ afuera. [v√≠a New Scientist, arXiv, Wikipedia, NASA, Iowa State University]

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)