Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué deberías alimentar a tu gato cinco veces al día

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Mik Ulyannikov (Shutterstock)

¿Tu gato es de esos que se sube a la cama y te incordia con la patita hasta que te levantas, y después te persigue maullando como un desesperado hasta que le sirves la comida? Puede que simplemente sea nu gato glotón, pero también puede que te esté diciendo que esa es su hora natural de comer.

Advertisement

En el episodio más reciente de The Upgrade (el podcast de nuestros compañeros de Lifehacker), la experta en comportamiento animal Zazie Todd explica que los gatos se sienten inclinados naturalmente a comer unas cinco veces al día, no solo dos, que es como la mayoría de las personas los alimentan. La razón de esto es que los gatos son depredadores y cazadores muy activos y, si estuvieran en un medio natural, cazarían y se alimentarían sobre la marcha varias veces al día. Todd lo explica así:

Los gatos prefieren alimentarse cinco veces al día si es posible en lugar de solo dos veces. Por ello es buena idea repartir su comida en cinco tomas a lo largo de la jornada. Piensa que en un entorno natural, un gato puede llegar a cazar hasta 10 ratones en un solo día. Eso son 10 pequeñas comidas. Si podemos aproximarnos a esa cifra, mejor para ellos.

Advertisement

El problema, por supuesto, es que hay gatos que no se autorregulan y si les pones cinco cuencos llenos de comida se los comen los cinco. En estos casos de mininos glotones los comederos electrónicos que dosifican la comida pueden ser una bendición. Si tienes la suerte de tener un gato de los que se autorregula, lo único que tienes que hacer es asegurarte de que su bol siempre tenga algo de comida a lo largo de todo el día. En cuanto al acoso gatuno a horas intempestivas, Todd recomienda lo siguiente:

Siempre puedes darle un poco de comida antes de acostarte, pero es mejor repartir sus comidas en cinco dosis a lo largo del día y después jugar con él para cansarlo antes de dormir. De esta manera puede que consigas que no te levante tan temprano. De todos modos si te sigue levantando y tú le recompensas dándole de comer inmediatamente nunca va a abandonar esa costumbre. Si es posible, deja pasar algo de tiempo entre el momento en que te despierta y el de darle de comer.

Advertisement

Todo esto tiene sentido si tenemos en cuenta que los gatos llevan mucho menos tiempo siendo animales domésticos si los comparamos con los perros. Todavía tienen una pincelada salvaje en su personalidad. Como lo explica esta experta en comportamiento animal: “Si nosotros desapareciéramos de repente, los gatos seguirían existiendo y subsistiendo por sus propios medios sin ningún problema.” [The Upgrade]

Share This Story

Get our newsletter