Imagen: RomGams/Shutterstock

Pasar frĂ­o no es algo que podamos recomendar de ninguna manera, pero hay una pregunta que siempre surge en relaciĂłn a las bajas temperaturas. ÂżPasar fĂ­o sirve para quemar calorĂ­as? La respuesta es afirmativa. Se trata de un mecanismo de defensa de nuestro organismo.

En el cuerpo existen dos clases de adipocitos: los blancos y los marrones o pardos. Los primeros sirven para almacenar energĂ­a y se acumulan en determinadas zonas. Los segundos son los que el cuerpo quema para obtener energĂ­a y calor.

En esencia, el ejercicio fĂ­sico moderado y continuo convierte los adipocitos blancos en marrones y los consume. Esa reacciĂłn sucede por mediaciĂłn de una hormona llamada Irisina.

¿Qué ocurre cuando tenemos mucho frío? La respuesta es que comenzamos a tiritar. Esta reacción no es otra cosa que un mecanismo de defensa del organismo que, alertado por la baja temperatura, pide a los músculos que se contraigan de manera involuntaria precisamente para aumentar los niveles de Irisina y generar calor. Es como si nuestro cuerpo hiciersa ejercicio sin que se lo pidamos.

SegĂşn Reactions, 15 minutos de tiritona intensa equivalen a una hora de ejercicio. Obviamente, activar un mecanismo de defensa del organismo implica que existe una agresiĂłn. En otras palabras, salir a la calle en camiseta en pleno invierno para obligar al cuerpo a tiritar es una muy mala idea. Probablemente quememos algunas calorĂ­as y, de regalo, nos pongamos enfermos. Mejor hacer ejercicio voluntario del de toda la vida. [vĂ­a Reactions]