GIF: Mark Rober / YouTube

En las circunstancias adecuadas, hasta la arena puede ser líquida. Este espectacular vídeo de Mark Rober muestra un interesante truco científico que cualquiera puede hacer en casa con un poco de maña. Se trata de arena líquida. Ideal si quieres disfrutar de un jacuzzi sin tener que mojarte.

Lo único que hace Rober para lograr que la arena pase de ser completamente sólida a ser fluida es añadir aire mediante una pequeña red de tuberías con agujeros en la base del depósito. Este mismo tipo de tecnología se usa en aplicaciones industriales como pintura en seco o a la hora de mover grano en el interior de silos.

El aire compensa la fuerza de gravedad de los granos de arena en la medida justa para que floten, chocando unos con otros. Cualquier objeto que arrojemos en la piscina se comporta como si esta estuviera llena de un líquido, con la única diferencia de que, si cortamos el aire, lo que esté sumergido queda atrapado allí.

La explicación científica es interesante de por sí, pero como es habitual en sus vídeos, Rober especifica también los materiales y el proceso para hacerlo en casa. Es un divertido experimento para ir construyendo y tenerlo listo cuando llegue el buen tiempo. [vía Mark Rober]