Imagen: Slate.

Este 12 de octubre un asteroide de entre unos 15 y 30 metros llamado 2012 TC4 pasó a una distancia aproximada de 42000 kilómetros de nuestro planeta. En el hipotético caso de que este u otro similar impactara con la Tierra, esto es lo que pasaría y lo que podríamos hacer para detenerlo.

Advertisement

El asteroide se llama 2012 TC4 porque la primera vez que se le observ√≥ fue en 2012, en el observatorio PanSTARRS, en Hawai. En ese entonces, las observaciones revelaron que llegar√≠a a la Tierra en octubre de 2017, como ha pasado, pero su √≥rbita imped√≠a rastrearlo y no lo hemos visto durante los √ļltimos cinco a√Īos.

Los astrónomos, todo este tiempo, han permanecido inseguros sobre lo cerca que finalmente estaría de impactar con nosotros. El pasado mes de agosto lo localizaron de nuevo usando el Very Large Telescope de Chile. Finalmente, el asteroide no nos tocará, pasará a 42000 km de distancia, justo por encima de los satélites de comunicaciones (los satélites más alejados que tenemos están a unos 36000 kilómetros, por lo cual es asteroide pasa realmente cerca).

Video: 2012 TC4 NASA.

Sin embargo, en el hipot√©tico caso de que hubiera impactado contra nuestro planeta, la agencia afirma que ser√≠a similar en tama√Īo y velocidad al b√≥lido de Chelyabinsk, el cual el 15 de febrero de 2013, aproximadamente a las 09:20 hora local rusa, explot√≥ a 20000 metros de altura liberando una energ√≠a de 500 kilotones, lo equivalente a treinta veces la bomba nuclear de Hiroshima. Debido a que explot√≥ antes de tocar la superficie terrestre, ‚Äútan solo‚ÄĚ dej√≥ miles de heridos, infligi√≥ quemaduras, provoc√≥ ceguera temporal a las personas cercanas y dej√≥ da√Īos en edificios colindantes.

Advertisement

Un impacto como este ocurre de media, seg√ļn los expertos, una vez o dos veces por siglo y se espera que los objetos m√°s grandes sean a√ļn menos frecuentes (en escala de siglos a milenios). Sin embargo, dada nuestra visi√≥n incompleta, un impacto imprevisto podr√≠a, en palabras de la NASA, ‚Äúocurrir en cualquier momento‚ÄĚ.

La ESA cree que los b√≥lidos como estos, suficientemente cercanos pero que no suponen ning√ļn peligro, son oportunidades inestimables para poner a prueba la capacidad internacional de detectar y rastrear objetos cercanos y evaluar nuestra fuerza de respuesta en caso de necesitar detenerlos.

Advertisement

Unos 2000 objetos pr√≥ximos a nuestro planeta se consideran como asteroides potencialmente peligrosos. Tenemos misiones espaciales, como es el caso de AIDA (Asteroid Impact and Deflection Assessment por sus siglas en ingl√©s), cuyo √ļnico fin es impactar contra un asteroide para desviar su trayectoria si el escenario lo requiere y monitoreamos la probabilidad de dicho impacto. En el caso de AIDA, espera chocar contra 65803 Didymos, de 170 metros de di√°metro, en el a√Īo 2022, si sigue la trayectoria que lleva de momento.

Imagen: Asteroides próximos a la Tierra. ESA/Pierre Carril

Hay que entender que monitoreamos y prevemos la posibilidad con a√Īos de antelaci√≥n y ah√≠ radica nuestra seguridad. Si nos enter√°semos de que hoy para hoy va a explotar un meteorito en nuestra ciudad, no habr√≠a forma de derribarlo. Ning√ļn sistema o arma conocida pod√≠a destruir su masa a la velocidad a la que viaja (a un promedio de 12 millas por segundo).

Advertisement

De todas formas, ahora sabemos que ni siquiera el impacto es lo más preocupante. En teoría, vientos y ondas expansivas de choque se cobrarían la mayoría de las víctimas. Un asteroide a partir de 18 metros de diámetro, estiman los expertos, si no se desintegra en la atmósfera terrestre antes de llegar a la superficie, genera suficiente calor y energía explosiva para ser totalmente letal en el punto donde caiga.

Los mayores problemas son las ondas de choque, que surgen de un pico en la presi√≥n atmosf√©rica, y el calor desprendido por el suceso que puede reventar los √≥rganos internos de las personas. Si sobrevivimos a eso, los vientos huracanados producidos por la explosi√≥n aplastar√≠an todo a la redonda. Como a√Īadido, por descontado, tsunamis y terremotos inmediatamente posteriores tambi√©n son m√°s que probables, pero estimar la magnitud de estos √ļltimos depende de d√≥nde el objeto celeste caiga: ser√≠a peor un impacto en tierra firme que en el oc√©ano; esto es porque la energ√≠a de la ola probablemente se disipar√≠a a medida que se mueva y, por tanto, se romper√≠a cuando se encontrara con una plataforma continental. Al menos, si cae lo suficientemente mar adentro.

Advertisement

Cráteres, desechos convertidos en proyectiles a causa de la fuerza del aire y réplicas de los movimientos sísmicos serían los siguientes problemas en el hipotético pero improbable caso de que sobreviviéramos a todo lo anterior. La probabilidad de un impacto que no veamos venir es muy bajo, sí; sin embargo, las consecuencias pueden ser inimaginables.