Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Gif: Observatorio de Dinámicas Solares (SDO) / NASA

La revista Scientific Reports, perteneciente a Nature, acaba de retirar un estudio cuyas conclusiones han generado una avalancha de críticas hacia la autora y hacia la propia publicación. El Estudio afirmaba que el incremento de las temperaturas que experimentamos desde la revolución industrial no se debe a la acción del ser humano, sino del Sol.

Advertisement

El estudio lleva por título: “Oscilaciones de la línea base del campo magnético y radiación solar en una escala de milenios” y ha sido dirigido por la matemática Valentina Zharkova, de la Universidad de Northumbria, en Reino Unido. En esencia, el estudio asegura que las fluctuaciones en la temperatura de la Tierra en los últimos siglos se debe a los cambios en la distancia entre la Tierra y el Sol, concretamente a los cambios de la estrella respecto a su baricentro.

Advertisement

El baricentro solar es el centro de masa común alrededor del cual orbitan el resto de planetas. Se dice que los planetas orbitan alrededor del Sol por convención, pero la realidad es que el Sistema Solar es un conjunto complejo de objetos con diferente masa que se mueven alrededor de un punto de equilibrio. Por supuesto, el Sol tiene una masa tan enorme comparada con la del resto de planetas que ese punto de equilibrio está muy próximo a la estrella, pero no es exactamente su centro, como cabría pensar.

¿Por qué esto es importante? Porque el Sol no está quieto girando mientras los demás planetas orbitan a su alrededor. La masa de los demás planetas de ese sistema complejo (especialmente Júpiter) también influyen un poco en el Sol, y eso se traduce en que la estrella orbita imperceptiblemente alrededor del baricentro solar. A ese ligero desplazamiento se le conoce como movimiento solar inercial.

Advertisement

Según Zharkova y sus colegas, el movimiento Solar inercial es suficiente como para alegar y acercar la Tierra del Sol hasta tres millones de kilómetros en un marco temporal de solo cien años. Suena lógico, solo que no es cierto. Como otros científicos e han apresurado a señalar, la Tierra no permanece en la misma órbita cuando el Sol realiza estos movimientos, se mueve con él, lo que anula completamente la hipótesis del estudio. En una nota de retractamiento hecha pública por Scientific Reports, la revista explica:

Los análisis presentados en la sección titulada “Efectos de SIM en una temperatura en los hemisferios terrestres” se basan en el supuesto de que las órbitas de la Tierra y el Sol sobre el baricentro del Sistema Solar no están correlacionadas, por lo que la distancia Tierra-Sol cambia por una cantidad comparable a la distancia del baricentro al sol.

La revisión por pares posterior a la publicación ha demostrado que esta suposición es inexacta porque los movimientos de la Tierra y el Sol se deben principalmente a Júpiter y los otros planetas gigantes, que aceleran la Tierra y el Sol en casi la misma dirección, y por lo tanto generan movimientos correlacionados en la Tierra y el Sol. Los cálculos actuales de efemérides [1, 2] muestran que la distancia Tierra-Sol varía a lo largo de algunos siglos en una escala de tiempo sustancialmente menor que la cantidad informada en este artículo. Como resultado, los editores ya no tienen confianza en las conclusiones presentadas.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: PubPeer

Zharkova ha protestado la retirada del estudio, pero se ha negado a dar más datos que avalen su hipótesis. En 2015, la investigadora fue objeto de críticas por otro studio en el que aseguraba que se avecinaba un supermínimo de actividad solar que activaría en la Tierra una pequeña era glacial, y que esa glaciación corregiría la temperatura del calentamiento global. Los cálculos que empleaba también resultaron ser erróneos o parciales. [Scientific Reports vía Science Alert]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter