Se inyecta su propio semen en el brazo para curar un dolor de espalda. Acaba en el hospital

Ryan F. Mandelbaum
214.1K
15
Save
Foto: Doruk Salancı

En un nuevo informe clínico, un grupo de médicos irlandeses relató el desconcertante caso de un hombre de 33 años que se había inyectado su propio semen por vía intravenosa durante un año y medio para tratar de “curar” un dolor de espalda crónico. No parece haber funcionado.

Tras inyectarse semen en el brazo mensualmente durante 18 meses, el paciente acabó buscando atención médica, pero no para el brazo. En su lugar, se quejaba de un “dolor severo y repentino en la parte baja de la espalda” tras levantar un “objeto de acero pesado” tres días antes. Durante el chequeo, el médico encontró una hinchazón roja en el antebrazo derecho, después de lo cual el hombre admitió que se había inyectado su propio semen con una aguja hipodérmica que había comprado en Internet.

Advertisement

Esta vez, se había inyectado tres “dosis” de semen, que entraron tanto en sus vasos sanguíneos como en sus músculos.

Foto: Dunne et al

“Este es el primer caso reportado de inyección de semen como tratamiento médico”, escribieron los médicos del Adelaide and Meath Hospital de Irlanda en un informe clínico titulado “Semenly” Harmless Back Pain: An Unusual Presentation of a Subcutaneous Abscess, donde “semenly” es un juego de palabras entre semen y seemingly (“aparentemente”, en inglés).

La región inflamada creció y se endureció alrededor de donde se había inyectado el semen, y una radiografía reveló que había aire atrapado bajo la piel del hombre. Los médicos hospitalizaron inmediatamente al paciente, tratándolo con una terapia antimicrobiana intravenosa. Después de que el dolor de espalda mejorara, se le dio de alta.

Advertisement

Los médicos realizaron una búsqueda en la literatura médica y no encontraron un solo caso de inyección de semen intravenoso para tratar el dolor de espalda. Según el informe clínico:

Aunque hay un informe sobre los efectos de la inyección subcutánea de semen en ratas y conejos, no se encontraron casos de inyección de semen intravenoso en humanos en toda la literatura. Una búsqueda en sitios y foros más eclécticos de Internet no encontró documentación sobre la inyección de semen para el tratamiento del dolor de espalda u otros usos. Los intentos de inyección intravenosa y arterial de sustancias nocivas como el mercurio, la gasolina, el líquido para encender carbón, el ácido clorhídrico y el hidrocarburo están bien descritos y, por lo general, se realizan en un intento de suicidio en oposición al caso detallado anteriormente en el que el paciente intentaba aliviar una incomodidad física.

Advertisement

Tras informar diligentemente sobre el primer caso de un hombre que se ha inyectado su propio semen para tratar el dolor de espalda, los autores ofrecieron una advertencia: es peligroso para los no entrenados realizar inyecciones intravenosas en uno mismo, especialmente cuando se inyectan cosas que no se supone que deben inyectarse en las venas, como el semen.

Esta no es la primera vez que hemos visto algo parecido. Quizás este caso te recuerde a Aaron Traywick, el biohacker fallecido que una vez se trató el herpes con un tratamiento experimental frente a una multitud.

Advertisement

Los médicos detrás del informe señalan que el paciente que se inyectó su propio semen demuestra los riesgos de experimentar con uno mismo antes de realizar una investigación clínica segura.

Share This Story