El nuevo funicular de Schwyz-Stoos, en los alpes suizos, pondrá a prueba el corazón de los pasajeros con vértigo. Se inaugura el domingo 17 de diciembre, pero ya ostenta el título al funicular más inclinado del mundo, con tramos en los que llega al 110% de inclinación (47,7 grados) en su recorrido de 1.720 metros.

Advertisement

El funicular comenzó a construirse en 2013 pero pronto se reveló como todo un reto técnico para los ingenieros suizos responsables del proyecto. Al principio se barajaba un sistema de funicular con góndolas flotantes a cierta altura, pero se tuvo que desechar porque el recorrido definitivo (se barajaron 17 trazados) atraviesa un campo de tiro deporivo.

Las curiosas cabinas cilíndricas del funicular tienen esa forma porque l interior va basculando para adaptarse a la inclinación de manera que los pasajeros siempre vayan sentados en posición horizontal. Su velocidad es de 10 metros por segundo (36 kilómetros por hora).

El funicular de Schwyz-Stoos conecta el pueblo de Schwyz (a 50 kilómetros al sur de Zurich) con la estación de esquí de Stoos, a 1,300 metros de altura. Sus fotos ya son impresionantes [vía The Guardian]