Si sufres de mal aliento, ya puedes avergonzarte un poco menos: es tu seña de identidad, tan única como tu propia huella dactilar. Científicos en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y el Hospital Universitario de esa ciudad han publicado un estudio que demuestra que no hay dos alientos iguales. Y no solo eso: se pueden utilizar para predecir enfermedades.

Los investigadores analizaron las exhalaciones de 11 voluntarios en diferentes puntos del día con un espectómetro de masas. Los que encontraron es que los alientos son únicos a cada persona y, además, quitando las fluctuaciones, son más o menos constantes en el tiempo.

La investigación es interesante no por el aspecto indentificativo. El aliento no va a sustituir a la huella dactilar o el escáner de retina. Es importante porque la monitorización del aliento puede servir para estudiar cambios en la salud de una persona y prevenir enfermedades.

Advertisement

Los científicos suizos aseguran que, por ejemplo, sería posible detectar el mínimo síntoma de infección en el cuerpo a través de cambios en el análisis del aliento. Incluso podría aplicarse para detectar enfermedades como el cáncer.

De momento, se trata solo de un estudio. El siguiente paso sería lograr obtener espectómetros de masas de bajo coste para poder hacer miles de análisis y construir un catálogo a gran escala que permita obtener conclusiones definitivas. Hasta entonces, mejor seguir utilizando un buen enjuague bucal. [Science Daily vía Popular Science]

Advertisement

Foto: papa1266/Shutterstock