Existe agua en las profundidades de la Tierra. En concreto, en el manto terrestre, la zona comprendida entre la corteza y el n√ļcleo de la Tierra. Esta teor√≠a, sostenida desde hace a√Īos, se ha podido confirmar ahora gracias al descubrimiento y an√°lisis de un extra√Īo diamante encontrado en Brasil. El diamante contiene el mineral ringwoodita y, adem√°s, grandes cantidades de agua.

"Es la confirmación de que hay una gran, gran cantidad de agua que está atrapada en una capa muy lejana en las profundidades de la Tierra", ha explicado Graham Pearson, de la Universidad de Alberta (Canadá), principal autor del estudio que se publica ahora en la revista Nature. La distancia en concreto es entre 410 y 660 kilómetros de la corteza terrestre, un área conocida como zona de transición, justo entre el manto superior y el inferior.

La ringwoodita es un mineral que hasta ahora solo se había hallado en un meteorito que cayó en Australia en 1969. El análisis de este mineral encontrado junto al diamante revela que contiene un 1,5% de su peso en agua. Supone una demostración física y científica de que hay grandes cantidades de agua en el manto terrestre.

Advertisement

Imagen: SINC

Esta pieza de diamante y ringwoodita se descubrió ya en 2008 en Brasil. Los mineros que la encontraron la desecharon por tratarse de un diamante sucio, de 3 milímetros de ancho y sin valor comercial. El equipo de Pearson dio con la pieza de forma accidental. Estaban buscando otro mineral pero compraron este para su análisis. La ringwoodita no se ve a simple vista por lo que tras numerosos análisis confirmaron en 2009 que se trataba de este mineral.

Advertisement

Ahora, tras a√Īos posteriores de m√ļltiples pruebas en diferentes laboratorios, se publican oficialmente los resultados del estudio, el hallazgo m√°s importante en los 50 a√Īos de carrera de Pearson, asegura el cient√≠fico. Y, de paso, un gran avance para conocer mejor el interior de nuestro planeta y confirmar que existe agua a m√°s de 400 kil√≥metros. [Nature v√≠a Livescience y SINC]

Foto: Richard Siemens/Universidad de Alberta