Se llama Prelude y es ya oficialmente el barco más grande del mundo. Es tan enorme que sus 488 metros de eslora superan en longitud al Empire State Building de Nueva York. El casco del barco, propiedad de Shell, salió ayer a flote por primera vez. Un paso importante en su largo proceso de fabricación que finalizará en 2017.

El Prelude está en plena fase de construcción en los astilleros de Geoje, Corea del Sur. Una vez finalizado, pondrá rumbo a una planta de gas natural en Broome, Australia, donde servirá como plataforma flotante de producción de gas natural durante 25 años. Pesa 600.000 toneladas y no solo es el barco más grande del mundo, también será la refinería de gas natural flotante más gigantesca jamás creada. Una pequeña ciudad en sí misma.

Advertisement

El barco producirá cada año 3,9 millones de toneladas de gas natural. Shell no ha publicado el coste del barco, pero según Reuters estará entre 10.800 y 12.600 millones de dólares. [Shell y BBC]

Fotos anteriores de su construcción:

Fotos: Shell

****

Si no quieres perderte nada sobre tecnología, ciencia, fotografía, diseño o videojuegos, puedes seguir la cuenta de Gizmodo en Español en Twitter, Facebook o Google+