Y si no vives en Estados Unidos, uno de los tantos países donde es ilegal. El 184 AAV de Ehang es un increíble dron autónomo con capacidad para un pasajero, ocho rotores y cuatro brazos (1-8-4). Aunque ha sido presentado en el CES, se quedó sin demostración porque no puede volar en Las Vegas.

El 184 AAV no ha conseguido (ni parece que vaya a hacerlo) la aprobación de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos, pero Ehang dice que lo han probado con éxito en China. Durante el vídeo de presentación, sin embargo, no lo mostraron funcionando con nadie en el interior, y la mayoría de las fotos de prensa no son reales.

Sea como sea, el concepto es alucinante. El dron (¿o helicóptero?) pesa 200 kilogramos y mide metro y medio. Sus creadores dicen que puede mantener una velocidad crucero de 100 kilómetros por hora y volar a una altitud de hasta 3 kilómetros, aunque lo ideal sea mantenerlo a 400 metros.

A pesar de las previsibles dificultades que tendrán para conseguir legalizarlo, Ehang (que es una compañía china) asegura que cuenta con todas las garantías de seguridad. Por ejemplo, lleva un sistema de energía redundante, de modo que si falla uno el otro sirve de backup. También tiene un sistema a prueba de fallos que aterriza inmediatamente si hay algún problema con cualquier componente o alguna desconexión.

Como pasa en los drones que no pueden llevar personas, el mayor handicap del vehículo es la autonomía: el 184 AAV sólo dura 23 minutos, y cada recarga supone cuatro horas de espera. Eso si no tenemos en cuenta el precio: el 184 llegará al mercado a lo largo de 2016 a un precio de entre 200.000 y 300.000 dólares. [vía FastCompany, The Verge]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)