En The Martian, Mark Watney asegura ser el “mejor botánico” en Marte, pero, ¿de verdad lo es? Acompáñanos mientras intentamos hacernos con el título al mejor granjero marciano, con la ayuda de la NASA.

¿Qué necesitarías para cultivar una granja en Marte?

Al igual que en la Tierra, una granja en Marte depende de los mismos ingredientes básicos para que las plantas crezcan. Necesitas espacio, agua, tierra, algún tipo de fertilizante y una buena cantidad de luz para conseguir que brote del suelo. Desafortunadamente, ninguna de esas cosas las tendríamos a la mano en el planeta rojo.

Imagen: Arte conceptual de un invernadero en Marte / NASA.

Hablamos con Ray Wheeler, quien es el director del sistema de soporte de vida para la NASA en el Centro Espacial Kennedy, para tratar de averiguar cómo podríamos conseguir estos elementos que necesitamos. El agua, para nuestra granja ficticia, podría ser un poco más fácil de conseguir para nosotros que para Watney en su propia granja ficticia de la película, y esto se debe a una importante razón: actualmente sabemos que hay agua líquida en Marte. Lo difícil aquí es que esta agua es parte de una salmuera de perclorato, que es bastante probable mate cualquier tipo de planta que toque. Aún así, si se puede limpiar tenemos un elemento listo para cultivar nuestra granja.

Advertisement

En cuanto al suelo, muchos estudios han demostrado que, al menos en una versión simulada por computadora, el suelo marciano puede hacer que broten las plantas. Cualquier misión tripulada sin lugar a dudas llevaría su buena cantidad de fertilizante. Pero, ¿qué pasó con ese fertilizante improvisado que vimos en The Martian? Según Wheeler, Watney identificó la necesidad de un fertilizante e improvisó, pero también asegura que:

“En realidad si tu vas a reciclar algún tipo de desecho humano, muchos estudios han demostrado que la orina tiene muchos más nutrientes que las heces. Allí hay mucho nitrógeno y otros elementos que son bastante útiles para las plantas. Pero también hay sodio, lo que no le hace bien a las plantas, por lo que es algo complicado”.

Imagen: Arte conceptual de una cápsula de cultivo en Marte / NASA.

Lo que sí que le faltaba a la granja de Watney, y que también supone uno de los mayores retos para nuestro propio invernadero marciano, es hacer que le llegue suficiente luz a nuestras plantas. Según Wheeler:

“Si deseas que las plantas crezcan bien y rápido, necesitas una buena cantidad de luz. Piensa en ello como cuando vas al campo en verano, si tienes que generar esa cantidad de luz usando electricidad, no es tarea fácil.”

Ok, pero en definitiva no solo vamos a cultivar patatas, ¿cierto?

En realidad, si solo tuvieses la oportunidad de hacer una sola cosecha, no sería mala idea que esta fuera de patatas. Wheeler nos dice:

“Las patatas son una buena fuente de carbohidratos y tienen proteínas. No tendrán tanta proteína como la soja, y en realidad no son una buena fuente de ácidos grasos, por lo que no suponen una dieta alimenticia completa y balanceada. Pero tienen sus beneficios y suelen ser bastante fáciles de crecer en comparación a otras plantas, sobre todo porque la mayor parte de su crecimiento se basa en la parte comestible, el tubérculo”.

Imagen: un astronauta en un invernadero / NASA.

El 80% de una planta de patatas es comestible, lo cual es una gran diferencia en comparación con el 40% que ofrece la mayoría de cultivos de semillas. Además también está la facilidad de su procesamiento: a diferencia de, por ejemplo, el trigo, para comer una patata solamente es necesario calentarla y servirla.

Por supuesto, la elección de patatas en The Martian no fue por elección propia, sencillamente era lo que tenía a la mano. Entonces, ¿qué sugiere Wheeler para una granja que sea el resultado de años de planes, y no de improvisación? Tomates y fresas. Esto se debe a que, al menos para las primeras granjas marcianas, la agricultura en este planeta será una operación a escala muy pequeña, posiblemente se basará en un solo invernadero pequeño con unas capacidades de crecimiento bastante limitadas.

Advertisement

Y esto es lo mismo que vemos en la Estación Espacial Internacional, en donde los astronautas han probado y comido hace poco su primera cosecha de lechuga espacial. Los primeros astronautas que lleguen a Marte probablemente llevarán la mayoría de sus alimentos empacados. La cosecha de frutas y verduras sería más bien algo secundario en las primeras misiones. Pero mientras más tiempo duremos en Marte, las granjas se irán haciendo más elaboradas y completas. Cada misión irá añadiendo algo en esta materia, poco a poco.

Imagen de cabecera: Invernadero en Marte / NASA.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)