Cuadrados, c√≠rculos, tri√°ngulos... Las formas m√°s b√°sicas que ense√Īamos a los beb√©s son tambi√©n una de las herramientas favoritas de los cineastas para manipular nuestras emociones cuando miramos a la gran pantalla. Esto es especialmente f√°cil de ver en el cine de animaci√≥n.

Advertisement

El cerebro humano extrae conceptos abstractos a partir de formas y sonidos aunque no est√©n ah√≠. Es un comportamiento tan asentado que tiene hasta nombre cient√≠fico: el efecto Bouba-Kiki. De las dos im√°genes que tienes a continuaci√≥n, ¬ŅCu√°l dir√≠as que es Bouba, y cu√°l es Kiki?

La mayor parte de personas aseguran que Kiki es la forma angulosa y Bouba la redondeada y no existe ninguna razón lógica para ello más allá de las formas de las letras y las palabras a las que nos recuerdan. El experimento original lo realizó Wolfgang Köhler en Canarias y los hispanohablantes asignaron la palabra takete a la forma angulosa y baluba a la redondeada.

Este v√≠deo de Now You See It hace un repaso por el uso de ese mismo efecto en el cine, sobre todo en el de animaci√≥n. Las formas angulosas, por ejemplo, se usan para definir a los villanos incluso aunque a√ļn no se hallan presentado como tales. Los personajes amigables, sin embargo, siempre son combinaciones de formas redondeadas. El personaje infantil por antonomasia en Disney, Mickey Mouse, puede reducirse a tres c√≠rculos.

Advertisement

Los cuadrados, por su parte, representan formas estables, a veces aburridas o tercas, pero también fuertes. Grandes personajes como el protagonista de Up o Ira, de Inside Out responden a esta descripción. Estas formas se usan incluso fuera del cine infantil, aunque de forma mucho más sutil.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.