El PrĂ­ncipe Guillermo de Reino Unido nos da un ejemplo de lo que no debes hacer cuando toses.
Foto: Gary M. Prior (Getty Images)

Existe una buena posibilidad de que hayas tenido un catarro horrible este invierno. Y si tienes un poco de cortesía para los demás, tomaste medidas para intentar prevenir contagiarles con tu miseria, ya sea quedándote en casa, lavándote las manos o tomando cuidado sobre dónde tosías o estornudabas. Pero si eres el tipo de persona que a menudo se tapa la boca o la nariz con sus manos… amigo, lo estás haciendo mal.

Las organizaciones de salud pública durante años nos han estado diciendo que nos tapemos la nariz y la boca con el brazo si no tenemos un pañuelo disponible en vez usar nuestras manos. Los niños ha recibido lecciones sobre el arte sutil de taparse la boca con el brazo de personajes de Plaza Sésamo. Aún así, como con cualquier consejo relativamente nuevo, es difícil decir cuántos de nosotros lo hemos tomado en serio.

Sin embargo, según mi encuesta observacional y no científica de viajeros y compañeros de trabajo esta última semana, parece que necesitamos otro recordatorio.

Advertisement

La lógica detrás de cubrirte con el brazo cuando estornudas es simple. Las gotas aéreas infecciosas que escupimos en nuestras manos se pueden trasmitir fácilmente a otros directamente o mediante las superficies que tocamos sin pensar con nuestros dedos contaminados. Y el tamaño mayor de nuestros codos o mangas de ropa debe, por lo menos, reducir las posibilidades de que nuestros gérmenes se filtren en el aire.

Hay un área de investigación científica cuyo objetivo es estudiar las mejores formas de evitar que las personas con catarro o la gripe contagien a otros con sus gérmenes. Pero hay sorprendentemente pocas investigaciones que comparan los diferentes métodos de cubrir tu cara cuando toses y estornudas.

Advertisement

El más relevante que pude encontrar fue uno de 2013 realizado por investigadores en la Universidad de Alberta en Canadá. Los investigadores reclutaron un pequeño grupo de personas saludables para toser todo lo que querían en diferentes condiciones. Para cubrirse cuando tosían, los participantes utilizaron una máscara facial, se cubrieron con el hombro, se cubrieron con la mano o utilizaron un pañuelo. Mientras tosían, los investigadores utilizaron láseres para medir el nivel de gotas aéreas que se escapaban de sus bocas.

Advertisement

Las conclusiones del equipo eran muy deprimentes. Ningún método, hasta el que requería que los participantes se taparan la cara con el brazo o el que requería que utilizaran una máscara, pudo contener que varias partículas aéreas se escaparan. Estas partículas podrían, en teoría, ser capaces de contagiar a alguien que las inhala. Los investigadores también criticaron ligeramente el hecho de que doctores y organizaciones de salud pública rápidamente recomendaron a sus pacientes que se taparan la boca o la nariz con un brazo para prevenir los catarros.

“La sociedad ha adoptado este método sin pedir y sin demandar más evidencia científica”, escribieron.

Advertisement

Desde ese estudio, no obstante, no parece haber una investigaciĂłn similar sobre los beneficios de cubrirte con el brazo cuando estornudas de ese equipo o cualquier otro. Pero de acuerdo con Jonathan Chiang, un ingeniero y uno de los coautores del estudio, sus resultados no demostraron que todos deberĂ­an dejar de taparse con sus brazos cuando tosen o estornudan.

Advertisement

“Obviamente la mejor protección [si quieres evitar contagiar a otros] sería una barrera sólida, pero si es una barrera sólida, no podrías respirar. Así que quizá cubriéndote con tu brazo mientras toses es lo más similar a una barrera sólida”, le dijo Chiang a Gizmodo. “Una cosa que pensamos, de acuerdo con el estudio, es que toser y cubrirte con tu brazo por lo menos causará que las partículas sean más grandes, ya que tienen que pasar por una barrera y juntarse para crear partículas más grandes. Y eso significa que será más difícil para que las partículas se mueven por el aire y para que las personas inhalen esas partículas”.

Aunque taparte cuando estornudas o toses no es la estrategia perfecta, es mejor que usar tus manos. Hay muchas investigaciones que muestran que las cosas que tocamos – ya sean los postes en la estación de metro, los móviles o teclado de ordenador compartidos – se pueden contaminar con los gérmenes que tenemos en nuestras manos. Los virus de la gripe y el catarro, por otro lado, definitivamente pueden sobrevivir durante horas en estas superficies.

Advertisement

Sea cual sea el método que escoges para estornudar y toser, límpiate después.

“Lávate las manos, o en este caso, lávate los brazos después de toser. Eso beneficiará a todos de tu alrededor”, comentó Chiang. “La otra cosa que nuestro estudio intentó comunicar es lo siguiente: no tengas una falta sensación de seguridad”.

Advertisement

En otras palabras, solo porque te estás tapando con tu brazo cuando estornudas no significa que no te puedes convertir en un portador de virus móvil. Intenta quedarte en casa si puedes.