Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un grupo de buscadores de marfil fosilizado de la localidad de Belaya Gora, al norte de Rusia, ha desenterrado del permafrost un auténtico tesoro para la ciencia. Se trata de un pajarito muerto de una especia extinta hace más de 44.000 mil años pero cuyo cuerpo está excepcionalmente conservado.

La capa de terreno siempre helado conocida como permafrost que caracteriza a las regiones como Siberia es como un auténtico congelador natural. Sus temperaturas son lo bastante bajas como para evitar la putrefacción de los tejidos orgánicos o la aparición de hongos, pero no tan bajas como para dañar los tejidos. Hasta ahora Siberia nos ha regalado diferentes animales de hace miles de años conservados en perfecto estado: caballos, lobos, mamuts, leones...

Advertisement

El último ejemplo salido de esta nevera natural es este pajarillo que los investigadores del Centro de Paleogenética de Suecia han identificado como un antepasado lejano y ya extinto de la actual alondra cornuda (Eremophila alpestris).

Una alondra cornuda actual.
Una alondra cornuda actual.
Foto: Andreas Trepte (CC BY-SA 2.5)

Pese a que la datación por radiocarbono indica que tiene entre 44.000 y 49.000 años, el estado de conservación del cuerpo es extraordinario. El permafrost ha mantenido prácticamente intactas las plumas, las uñas y hasta los tejidos blandos. Se cree que podría ser la primera muestra conocida de un ave proveniente de la edad de hielo. Nicolas Dussex, del Centro de Paleogenética de Suecia explica el por qué a IFL Science:

Las alondras son unas aves tan pequeñas y frágiles... Es muy difícil que se conserven en buenas condiciones bajo metros de terreno congelado. En segundo lugar, se parecen tanto a los pájaros actuales que si alguien desentierra uno sin saber lo que es puede que lo tome por un ave actual que ha muerto hace poco y el descubrimiento se pierda para la ciencia.

Advertisement

El siguiente paso de los científicos es secuenciar completamente el ADN de este pajarillo. La información que encuentren permitirá completar el árbol genealógico, la evolución y las mutaciones de varias especies de Alondra actuales. [Communications Biology vía IFL Science]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter