Arque√≥logos han descubierto cientos de extra√Īas esferas de aspecto met√°lico y prop√≥sito desconocido al explorar el t√ļnel que se encuentra debajo del Templo de la Serpiente Emplumada, en Teotihuac√°n (M√©xico). Ahora todo son preguntas.

El robot de exploraci√≥n Tl√°loc II-TC, que tiene una c√°mara de infrarrojos y un esc√°ner de l√°ser que genera una visualizaci√≥n tridimensional del espacio, fue capaz de entrar en la parte del t√ļnel que a√ļn no ha sido excavada y encontr√≥ tres c√°maras de entre 100 y 110 metros.

Adem√°s, mientras excavaban las secciones intermedias que llevan a las c√°maras del final del t√ļnel, se toparon con una ofrenda at√≠pica compuesta de al menos un centenar de esferas de aspecto met√°lico. Se especula que debieron ser colocadas durante la √ļltima clausura del t√ļnel, aproximadamente hace 1,800 a√Īos.

El arque√≥logo Jorge Zavala, colaborador de los trabajos de campo explic√≥: ‚Äúa√ļn no podemos establecer su funci√≥n porque constituye un descubrimiento in√©dito. Debieron tener forma de esfera, van de los 4 a los 12 cent√≠metros y poseen un n√ļcleo de arcilla con materia org√°nica, despu√©s se les cubri√≥ con pirita, mineral que experiment√≥ un proceso de oxidaci√≥n y se convirti√≥ en jarosita, de ah√≠ que tienen un tono amarillo‚ÄĚ.

Advertisement

Mientras contin√ļan con la quinta etapa de la exploraci√≥n, las esferas deber√°n ser sometidas a estudios para determinar con precisi√≥n su uso.

Crucen los dedos para que las esferas no sean recipientes de huevos xenomorfos, como en Prometheus. [Discovery, vía INAH]