Imagen: Concepto del objeto encontrado (Ko Arimatsu)

A través de dos telescopios modestos, en una publicación que ha aparecido en Nature, los astrónomos han descubierto un objeto diminuto en el cinturón de Kuiper más allá de Neptuno. Es la primera vez que se detecta algo de menos de diez kilómetros en el borde del Sistema Solar.

No s√≥lo eso. Seg√ļn ha explicado en un comunicado el autor principal, Ko Arimatsu, investigador del Observatorio Astron√≥mico Nacional de Jap√≥n, el hallazgo podr√≠a arrojar luz sobre c√≥mo se formaron los planetas en los primeros d√≠as del sistema solar:

Esta es una verdadera victoria para los peque√Īos proyectos. Nuestro equipo ten√≠a menos del 0,3% del presupuesto de grandes proyectos internacionales. ¬°Ni siquiera ten√≠amos suficiente dinero para construir una segunda c√ļpula para proteger nuestro segundo telescopio! Sin embargo, a√ļn logramos hacer un descubrimiento que es imposible para los grandes proyectos.

Y es que el diminuto tama√Īo y la ubicaci√≥n remota del objeto pueden ayudar a los cient√≠ficos a aprender c√≥mo se formaron los planetas en el sistema solar temprano. La investigaci√≥n sugiere que los grandes planetas se crean despu√©s de alcanzar un punto de inflexi√≥n que provoca una fase de ‚Äúcrecimiento descontrolado‚ÄĚ. Los mundos peque√Īos como el encontrado nunca se integraron en otros m√°s grandes, por lo que ofrecen una mirada diferente a los bloques de construcci√≥n pr√≠stinos de los planetas. Seg√ļn Arimatsu:

Detectamos el objeto utilizando la luz de estrellas distantes para capturar la silueta de peque√Īos mundos en el cintur√≥n de Kuiper, la regi√≥n que est√° 30 veces m√°s lejos del Sol que la Tierra y contiene miles de objetos helados, incluido Plut√≥n.

Advertisement

Imagen: NASA / JPL

Para ello, y como decíamos al comienzo, el equipo usó telescopios Celestron que cuestan alrededor de 3.000 dólares cada uno, así como cámaras y astrógrafos especializados. Luego, colocaron los telescopios en el techo de una escuela en la isla de Miyako, Japón, ubicada en la costa este de Taiwán.

Advertisement

A partir de ese momento los telescopios realizaron un seguimiento de alrededor de 2.000 estrellas durante un período acumulado de 60 horas. Arimatsu y sus colegas examinaron las observaciones en busca de caídas leves en el brillo estelar causado por objetos que pasan frente a las estrellas.

As√≠ fue como detectaron este peque√Īo mundo con un radio de 1.3 kil√≥metros que a√ļn no ha sido nombrado. Para que nos hagamos una idea, Plut√≥n parece un gigante en comparaci√≥n con su di√°metro de unos 2.400 kil√≥metros. [Nature v√≠a Motherboard]