Imagen: Ames Lai

Cuando uno piensa en comida americana, una de los primeros platos que viene a la mente es la hamburguesa. Es difícil no pensar en esta comida considerado que las sedes de las cadenas de hamburguesas más famosas del mundo, Burger King y McDonald’s, están en Estados Unidos. Pero en este caso, el país está recibiendo crédito por algo que no inventó.

Advertisement

Hay varias teorías sobre la invención de la hamburguesa. Algunos piensan que viene de una receta romana del siglo IV. La teoría más popular dice que viene de Hamburgo, una ciudad en el norte de Alemania. Nos enfocaremos en esta segunda hipótesis.

La historia de la hamburguesa se remonta a los tiempos de Gengis Kan en el siglo XIII. En aquel entonces, los mongoles no tenían acceso a mucha comida ni a los medios para cocinarla. Esto obligó a los soldados a guardar carne debajo de sus sillas de montar. Almacenar la carne de esta manera les permitía transportarla. También descubrieron que la carne se ablandaba mientras viajaban por el movimiento.

Los mongoles luego llevaron la carne a Rusia, donde se crearon platos como el steak tartar. La carne llegó a los alemanes de Hamburgo a través del comercio. Ahí se inventó un plato llamado filete de Hamburgo. Cuando los alemanes emigraron a Estados Unidos, también se llevaron este plato. La primera referencia a uno de estos filetes aparece en el libro de cocina Mrs. Lincoln’s Boston Cookbook en 1884.

Advertisement

En los √ļltimos a√Īos, algunos han intentado recrear la receta del filete de Hamburgo para comprobar si en realidad era la hamburguesa que conocemos actualmente. Una periodista de la revista Smithsonian hizo uno de estos filetes usando la receta de Mrs. Lincoln‚Äôs. La receta ten√≠a las siguientes instrucciones:

  • Machaca un pedazo redondo de filete.
  • Fr√≠e dos o tres cebollas picadas en mantequilla hasta que est√©n ligeramente doradas.
  • Pon las cebollas sobre la carne y d√≥blala. Luego, machaca la carne otra vez, manteniendo las cebollas en el medio.
  • Asa la carne por dos o tres minutos.
  • Cubre con mantequilla, sal y pimienta.

Aunque la periodista afirma que el filete estaba delicioso, declaró que no se parecía a una hamburguesa. Faltaba algo. Fue entonces cuando se dio cuenta que el triturador de carne, lanzado en 1897, probablemente tuvo un papel importante en la creación de este plato típico. Cuando repitió la receta y trituró la carne en vez de machacarla, el resultado era (casi) una hamburguesa.

Advertisement

Sin embargo, falta una cosa: el pan. Es cierto, y es aqu√≠ donde entra la contribuci√≥n de los americanos. Seg√ļn las historias, se estaban preparando filetes de Hamburgo en una feria (la localizaci√≥n depende, algunos dicen que fue en un parque de atracciones) cuando se acabaron los platos. Como soluci√≥n, empezaron a servir la comida entre pedazos de pan, y el resto es historia.

En aquel entonces no existía el pan de hamburguesa, que vendría después. Hubiera sido difícil machacar la carne, que tardaba varios minutos, para hacer cada filete en un evento. Por esta razón, se supone que se usó una trituradora. También hubiera sido complicado llevar un horno, así que es probable que se hicieron los filetes en una parrilla o algo similar. Hoy en día no existe un consenso sobre quién fue el primero en poner el filete entre el pan. Varios pueblos y restaurantes toman el crédito.

Advertisement

As√≠ es como lleg√≥ la hamburguesa a los Estados Unidos. Como hemos visto, hay una gran diferencia entre crear un plato y a√Īadir un ingrediente.

[National Geographic y Smithsonian]