Un dibujo artístico de la superficie de TRAPPIST-1f, un planeta parecido a la Tierra en el sistema TRAPPIST-1. Imagen: NASA/JPL-Caltech

En general, se acepta que alg√ļn tipo de microbio ser√° la primera forma de vida que encontraremos en otro planeta, luna o roca espacial. Pero casi nadie cree que encontraremos un virus alien√≠gena, lo cual es raro considerando lo numeroso que son estas entidades biol√≥gicas en la Tierra y el √©xito que tienen. Un nuevo art√≠culo tiene como objetivo corregir este descuido y pide que se cree una nueva disciplina cient√≠fica, la ‚Äúastrovirolog√≠a‚ÄĚ.

Los virus existen en cantidades masivas en la Tierra y se remontan hacia los inicios de la vida. Hay m√°s virus en nuestro planeta que cualquier otro organismo celular ‚ÄĒ aproximadamente entre 10 y 100 veces m√°s ‚ÄĒ as√≠ que es razonable apostar por que los virus existan en otros planetas. Pero sorprendentemente, los cient√≠ficos saben menos sobre estas ‚Äúbolsas de genes‚ÄĚ y c√≥mo funcionan, y han dedicado a√ļn menos atenci√≥n a la posibilidad de que los virus existen en otros sitios de nuestro sistema solar y m√°s all√°. Problem√°ticamente, la Estrategia de Astrobiolog√≠a de 2015 de la NASA hace pocas referencias a los virus, enfoc√°ndose principalmente en la b√ļsqueda de microorganismos alien√≠genas completamente celulares.

Un nuevo art√≠culo publicado en el diario cient√≠fico Astrobiology, cuyo autor principal es el cient√≠fico de Portland State University Kenneth Stedman, argumenta que esto es una oportunidad desperdiciada, y que los astrobi√≥logos deber√≠an explorar la posibilidad de que los virus existen como un grupo a lo largo del universo. Con ese fin, Stedman propone la creaci√≥n de una nueva disciplina, la ‚Äúastrovirolog√≠a‚ÄĚ, y pide que los cient√≠ficos empiecen a desarrollar las estrategias y herramientas requeridas para detectar virus fuera del planeta. Declara que su propuesta no se trata de dividir a√ļn m√°s el campo de astrobiolog√≠a, sino integrar a los virus en la astrobiolog√≠a popular.

Muchos de ustedes probablemente se están preguntando cómo se distinguen los virus de otras formas de vida microbiana, y por qué existe la necesidad de diferenciarlos. Los científicos también batallan con esta pregunta.

Advertisement

‚ÄúLas definiciones de los virus son un poco problem√°ticas‚ÄĚ, le dijo Stedman a Gizmodo. ‚ÄúMi definici√≥n favorita es la que citamos en el manuscrito: ‚ÄėLos virus son entidades cuyos genomas son elementos de √°cido nucleico que se replican dentro de las c√©lulas vivas utilizando maquinaria sint√©tica celular y causando el s√≠ntesis de elementos especializados que pueden transferir el genoma viral a otras c√©lulas‚ÄĚ.

Stedman admite que esta explicaci√≥n no es la m√°s f√°cil, y ofreci√≥ esta traducci√≥n: ‚ÄúLos virus obtienen su informaci√≥n gen√©tica dentro de las c√©lulas y luego reprograman las c√©lulas para crear m√°s virus‚ÄĚ. Les llama ‚Äúagentes del traslado de informaci√≥n‚ÄĚ capaz de guardar las instrucciones para multiplicarse cuando est√°n en condiciones ideales. Dice que es cierto que todos los virus necesitan un hu√©sped, ‚Äúpero a m√≠ me gusta pensar que los ‚Äėhu√©spedes‚Äô son entornos particulares, como la tierra y el agua para una semilla, que un virus necesita para replicarse‚ÄĚ.

Advertisement

Está claro que Stedman sabe sobre los virus y las condiciones que necesitan para multiplicarse. En 2012, descubrió un grupo de virus completamente nuevo capaz de vivir en lagos de ácido caliente, un descubrimiento que demostró las condiciones extremas en las cuales los virus pueden evolucionar, vivir y hasta prosperar.

En ese caso, el genoma viral nuevo emergió tras la combinación de ADN y ARN de dos grupos de virus sin relación. Así que además de poder vivir en los entornos más adversos, los virus también pueden encontrar formas de adaptarse continuamente. Consecuentemente, Stedman piensa que es probable que estén involucrados en algunas de las mayores transiciones evolucionarias en la Tierra.

‚ÄúTambi√©n hay evidencia indirecta considerable de que los virus son incre√≠blemente antiguos‚ÄĚ, afirm√≥ Stedman. ‚ÄúPero no hay evidencia directa, as√≠ que hemos estado trabajando en la fosilizaci√≥n de los virus y su preservaci√≥n en el registro f√≥sil‚ÄĚ.

Advertisement

Así que la idea de que los virus están por todo el universo no es una totalmente loca. Es probable que sean diferentes que los que están en la Tierra, pero seguirían siendo virus. Para apoyar los argumentos a favor de la astrovirología, Stedman le está pidiendo a la NASA y a otras agencias espaciales que busquen virus en las muestras líquidas recogidas de los planetas y lunas en nuestro sistema solar (por ejemplo, Encélado y Europa) y que desarrollen herramientas que puedan identificar virus en los depósitos antiguos de la Tierra y Marte para averiguar si los virus podrían sobrevivir en el espacio.

‚ÄúNecesitamos avanzar el desarrollo de las herramientas actuales, o poner [un microscopio electr√≥nico] en una nave espacial o crear otras tecnolog√≠as microsc√≥picas que pueden detectar mol√©culas, no solamente los √°tomos a una resoluci√≥n nanom√©trica‚ÄĚ, coment√≥ Stedman.

Advertisement

Si descubrimos que hay virus en otros sitios del sistema solar, Stedman dijo que no debe cundir el p√°nico. Los virus probablemente ser√°n la primera se√Īal de vida que la NASA encuentre en otros planetas y lunas.

‚ÄúLos virus tienen una reputaci√≥n mala. Si encontramos virus en otros planetas, es una indicaci√≥n de vida y no algo que deber√≠amos temer‚ÄĚ, afirm√≥ Stedman. ‚Äú¬°Los virus son genial!‚ÄĚ

[Astrobiology]