Image: Pexels

Probablemente, cuando te comes un delicioso aguacate no eres consciente de lo cerca que estuvieron de extinguirse junto a muchos de los grandes mamíferos que ya no están en el planeta. Esta es la historia de una muerte anunciada que no llegó gracias a un protagonista inesperado.

Lo cuentan los chicos de SciShow en una pieza visual donde narran las peripecias que pas√≥ en la antig√ľedad uno de los alimentos m√°s sorprendentes y ricos en el planeta.

Ocurre que los aguacates ten√≠an una relaci√≥n muy especial con las grandes bestias que habitaban Am√©rica Central decenas de miles de a√Īos atr√°s en el tiempo. Cuando estos animales se extinguieron, el alimento pudo haberse extinguido a la vez. De hecho, as√≠ debi√≥ ocurrir de no haber aparecido algo as√≠ como los granjeros prehist√≥ricos.

En primer lugar, ¬Ņsabes de d√≥nde viene el nombre ‚Äúaguacate‚ÄĚ? Proviene de los aztecas. Espec√≠ficamente, de la palabra n√°huatl ‚Äúahuacatl‚ÄĚ, la cual significa test√≠culo. La raz√≥n nos la podemos imaginar si pensamos en la forma y la textura del aguacate, o la forma en la que cuelgan de los arboles. En cualquier caso, antes de que se volvieran populares en el resto del mundo, fueron cultivados en Mesoam√©rica durante miles de a√Īos.

Los aguacates son una fruta, en esencia, ‚Äúovarios‚ÄĚ hinchados de la planta. Sin embargo, nutricionalmente son muy distintos de otras frutas como las manzanas o naranjas, compuestas principalmente por agua y az√ļcar. En comparaci√≥n, los aguacates tienen mucho menos az√ļcar pero mas prote√≠nas y grasa, lo que les da esa suavidad y textura cremosa, aunque tambi√©n los hace m√°s cal√≥ricos.

Advertisement

Los aguacates contienen niveles altos de potasio y nutrientes f√≥licos, as√≠ como vitaminas C, E y K. T√©cnicamente son bayas, como uvas y ar√°ndanos. En vez de tener un mont√≥n de semillas peque√Īas, el aguacate lleva todo en una gran semilla, esa bola enorme en el centro de cada fruta.

Pues bien, con esas semillas evolucionaron a la vez que otros animales. Decenas de miles de a√Īos atr√°s en el tiempo, durante la √©poca pleistoc√©nica, una colecci√≥n de megafauna (o animales gigantes) deambulaba por Am√©rica. Mientras que los mamuts lanudos pasaban el rato en el norte, exist√≠an perezosos terrestres de tres toneladas y armadillos del tama√Īo de coches que viv√≠an en los c√°lidos bosques ecuatoriales.

Image: Flickr

Advertisement

Estos gigantes perezosos y armadillos com√≠an muchos aguacates. Sus sistemas digestivos degradaban la c√°scara r√≠gida y absorb√≠an la pulpa de alto contenido energ√©tico. Despu√©s, la semilla indigerible, la cual contiene toxinas amargas que evitaban que los animales la masticaran, sal√≠a directamente por el ‚Äúotro‚ÄĚ lado.

Los animales obtenían una comida deliciosa y los árboles de aguacate esparcían sus semillas por los alrededores de los bosques mesoamericanos. Además, las semillas obtenían un buen fertilizante para darles un empujón nutricional, y con esta megafauna consumiendo la fruta, los árboles de aguacate podían seguir desarrollando semillas cada vez más grandes.

Es m√°s, cuanto m√°s grande fuera la semilla, m√°s nutrientes pod√≠an almacenarse en la planta. Esto es especialmente √ļtil en bosques tropicales densos donde el follaje de los √°rboles viejos tapa gran parte de la luz para los √°rboles j√≥venes del suelo. As√≠ que, en lugar de depender solamente de la luz solar como fuente de energ√≠a, las semillas de aguacate pod√≠an suplementar la fotos√≠ntesis con los nutrientes contenidos en su semilla para sobrevivir.

Advertisement

Image: Flickr

Una simbiosis evolutiva espectacular que no fue tan duradera: la megafauna sufri√≥ una extinci√≥n masiva. Los cient√≠ficos piensan que el clima mas c√°lido al final de la √ļltima Era Glacial fue uno de los responsables.

Esto coincidi√≥ con el momento en el que los humanos comenzaron a expandirse por Am√©rica (y su dieta rica en carnes), y como resultado de ello los aguacates estaban en serios problemas. Sin esos compa√Īeros evolutivos de grandes intestinos, los √°rboles dejaron de prosperar. Sus frutos ca√≠an al suelo y las semillas la mayor√≠a de las veces se convert√≠an en alimento del moho.

Advertisement

¬ŅQu√© ocurri√≥? Que a los humanos reci√©n llegados tambi√©n les encant√≥ la carne del aguacate tanto como a los perezosos. Los humanos tambi√©n ten√≠an herramientas para comerlos y averiguaron c√≥mo cultivarlos. As√≠ fue como los aguacates pasaron a ser domesticados.

Esta es tambi√©n la raz√≥n por la que los aguacates que comemos hoy en d√≠a probablemente son algo distintos a los de hace miles de a√Īos. Por ejemplo, gracias a la selecci√≥n artificial, probablemente sean m√°s carnosos que sus antecesores, aunque m√°s peque√Īos.

Sea como fuere, el hombre finalmente consiguió salvar y conservar las semillas que hacen posible que esas ensaladas, California rolls o burritos que millones de personas degustan cada día sean infinitamente más apetitosas. [SciShow]