Photo: Andy Sternberg (Flickr)

Mucho antes de que pudiera notar algĂșn beneficio o resultado corporal de hacer ejercicio todas las mañanas, notĂ© otra cosa: en realidad no quiero salir de la cama, se me hace muy difĂ­cil. Porque una vez que salgo de la cama, tengo que hacer ejercicio.

Advertisement

Pero este mes he conseguido hacer mis sentadillas y otros ejercicios todos los días. Algunas mañanas realmente no quería, pero todos los días me he sentido feliz al terminar. Estas son algunas de las tåcticas que me permitieron hacerlo:

Elimina las pequeñas molestias

Lo primero que descubrĂ­ es que lo peor de las flexiones y sentadillas en la mañana no era el ejercicio en sĂ­ (eso puedo hacerlo sin problema), sino el hecho de que te deja sudoroso y asqueroso a primera hora de la mañana. Y si haces 30 sentadillas en tu pijama, terminarĂĄs con un pijama sĂșper sudoroso. QuĂ© asco.

Advertisement

Así que cada día cambio de mi pijama a mi ropa de hacer ejercicio. Esta es una gran idea para esas mañanas en las que voy a hacer mucho ejercicio, pero aunque vaya a entrenar poco, la idea es sudar en mi sujetador deportivo y mis pantalones cortos, para después quitårmelos y darme una ducha råpida antes de vestirme para el día.

Otra molestia es que realmente no me gusta hacer ejercicio inmediatamente después de despertarme. Las rutinas matutinas de ejercicio duran de minutos a horas, por lo que me di cuenta de que me sentía mucho mejor haciendo ejercicio unos 20 minutos después de despertar, es decir, después de haber tenido la oportunidad de tomar algo de cafeína, alimentar a mis hijos y tal vez pasar algunos minutos con los ojos nublados mirando el móvil.

Advertisement

Comprométete

Tal vez puedas hacer un montĂłn de sentadillas el mismo dĂ­a cuando te sientas realmente motivado, pero lo que de verdad debes hacer es ejercitarte todos los dĂ­as, incluso en los dĂ­as en que te sientas realmente cansado y en esos dĂ­as en los que tienes mucho trabajo. La idea no es hacer 50 repeticiones solo un dĂ­a, sino que me comprometĂ­ a hacer un mĂ­nimo de 10 diarias (ÂĄO cinco, o tres, o lo que puedas!).

Haz un seguimiento de tus rutinas

Tengo la mala costumbre de abandonar grandes ideas antes de tener la oportunidad de ver resultados. Pero esta vez, realmente querĂ­a hacer ejercicios todos los dĂ­as durante un mes, asĂ­ que instalĂ© una aplicaciĂłn para iPhone llamada Done para asegurarme de que no me olvidarĂ­a. Todos los dĂ­as me recuerda hacer mis sentadillas y flexiones, y puedo ingresar el nĂșmero que hice.

Advertisement

Por alguna razón, ver mi progreso diario realmente me motivó. La aplicación te alienta a mantener una racha, lo cual es genial, pero también suma cuåntas veces hiciste tu rutina. Una vez que encontré mi ritmo, me di cuenta de que estaba en camino de hacer hasta mil repeticiones para fin de mes. Y estoy segura de que no me voy a saltar ni un día, porque significa que tendré que trabajar en mås de 30 repeticiones otro día del mes.

Ten un plan de respaldo

Después de un par de semanas, comencé a tener un dolor persistente en mi espalda. Esto es algo que he sentido antes, y sé que no es grave, pero significa que debería descansar un poco. ¿Cómo descansar sin romper mi racha?

Advertisement

Por esta razón hice otro tipo de ejercicios, evitando hacer algunos. Una rutina que no es tan efectiva o rigurosa para los resultados que busco, pero me mantuvo en el håbito y me dio tiempo para sanar. Después de dos días de ejercicios fåciles, me sentí muy bien al volver a los normales.

Si no fuera capaz de hacer sentadillas en lo absoluto, cambiaría mis objetivos por completo: si me rompiera la pierna, tal vez encontraría un ejercicio de brazo que podría hacer todas las mañanas. Recuerda, esto no es una competencia estricta; es un desafío fitness donde estamos haciendo algo para beneficiarnos a nosotros mismos.

EstĂĄ bien si no has logrado una racha perfecta. Por dios, este es mi sexto desafĂ­o fitness y hasta ahora es el Ășnico que he logrado hacer todos los dĂ­as. CuĂ©ntame, ÂżcĂłmo va el mes para ti? ÂżHas hecho tus ejercicios mĂĄs dĂ­as que no?