La mayoría de nosotros le damos de comer al gato a primera hora de la mañana después de que haya arañado un agujero en la puerta, pero hay otra manera. Resulta que cómo le das de comer a un gato puede cambiar su comportamiento.

Advertisement

La Asociación Americana de Médicos para Gatos (AAFP por sus siglas en inglés) publicó una declaración consensuada sobre cómo exactamente darle de comer a un gato, especialmente a los que tienen problemas de comportamiento. Aparentemente, una dieta de gato “normal” no se caracteriza por tragarse una lata de comida húmeda y luego tumbarse sobre la ropa limpia.

De hecho, debería de consistir de “cazar y rebuscar”. Además, el gato debería “comer pequeñas porciones frecuentemente de forma solitaria”.

Aunque podría dar la impresión de que esto conlleva mucha planificación, hay beneficios asociados con una dieta de gato “normal”:

Si uno permite que los gatos exhiban estos comportamientos alimentarios de forma regular, podría aliviar o evitar problemas relacionados con el estrés como el cistitis y/o problemas relacionados con la obesidad como la falta de actividad y la glotonería. Reducir el estrés con métodos de alimentación apropiados también puede ayudar a los gatos ansiosos que, debido a que quieren evitar a otras mascotas en el hogar, quizá no coman de forma frecuente y pierdan peso.

Advertisement

Básicamente, los gatos se aburren. O si les estresa su recipiente de comida por cualquier razón, comen demasiado y luego se escapan (para vomitar en tu zapato después, claro). Afortunadamente, hay algunos métodos simples para ayudarles.

Convierte la hora de comer en una actividad

Aunque no deberĂ­a ser difĂ­cil que tu gato coma de forma regular, puedes convertir a parte de sus comidas en un juego con los dispensadores de comida. Hay algunos que son como un puzle, o laberintos en los cuales tienen que averiguar como sacar la comida de los agujeros.

Advertisement

Como pueden imaginar, esto funciona mejor con la comida seca. Hay algunos dispensadores muy económicos que cuestan menos de 20 dólares, pero también puedes crear uno propio con el cartón de los huevos o un recipiente de plástico para ver si le gusta a tu gato.

Es probable que a tu gato le guste el dispensador, ya que son criaturas curiosas que disfrutan de los juegos. Estos dispensadores imitan la actividad de rebuscar, que es muy importante, y los mantiene interesados y ocupados.

Advertisement

Separa las zonas de alimentaciĂłn

Si tienes más de un gato, darles de comer en sitios diferentes puede reducir el estrés de forma significativa. La AAFP recomienda observar las dinámicas entre tus mascotas. ¿Quién se lleva bien? ¿Acaso evitan ciertas áreas? Después de determinar esto, debes formular un plan:

Los planes de alimentación deberían incluir varias zonas que están separadas de forma visual. Las zonas de alimentación deberían considerar la agilidad de cada gato — esto te ayudará determinar si debes utilizar espacios elevados como las estanterías o las mesas — y sus necesidades dietéticas. Las comidas se pueden dar mediante los comederos automáticos, algunos de los cuales utilizan microchips individuales. Para separar las zonas, se pueden utilizar las barreras de seguridad para bebés, por ejemplo.

Uno debe darle de comer al gato en un sitio donde se sienta seguro. Además, las zonas de alimentación no deberían estar cerca de las cajas de arena.

Advertisement

Esto probablemente no será demasiado difícil si solamente tienes dos gatos. Pero no vamos a juzgar a nadie que tiene más de dos gatos.

Separa las comidas

Si tienes tiempo para separar a tus gatos, quizá también tendrás tiempo para separar sus comidas. Los dispensadores pueden ayudarte hacer esto ya que tu gato recibirá una porción de comida mientras averigüe el juego. Pero si puedes, dale cantidades más pequeñas a lo largo del día en vez de una o dos comidas grandes. Tu gato tendrá menos problemas digestivos y tendrás un gato menos desesperado cuando llega la hora de comer.

Advertisement

AsegĂşrate de que mirar las calorĂ­as

La mayoría de nosotros no sabe exactamente cuánto debería comer un gato. Asegúrate de hablar con tu veterinario sobre cuántas calorías necesita tu gato y ten en cuenta que esa cantidad puede cambiar con la edad o la enfermedad. Además, debes monitorizar cuánto está comiendo tu gato. ¿Están ganando o perdiendo peso? De nuevo, dile a tu veterinario que analice su estado de forma regular. Tu gato no puede vigilar su propia salud. Por lo tanto, debemos ser sensibles y cuidar de nuestros pequeños monstruos.