Las luces de las estrellas, de otros barcos, de la costa. Atracar en un puerto de madrugada. El amanecer. Las grĂșas sacan contenedores. Las grĂșas meten contenedores. Termina la jornada. El anochecer. Volver a alta mar. Las luces de las estrellas, de los aviones. Los reflejos en el agua.

Advertisement

No me he vuelto poeta, es un vĂ­deo que me ha tenido enganchado durante siete minutos. Un time-lapse a 4K desde el puente de mando del Gunhilde, uno de los buques portacontenedores de Maersk. Lo que vemos es al barco navegando desde Ho-Chin Minh, en Vietnam, hasta Ningbo, en China. La cĂĄmara capta la luz justa para que el resultado sea hipnĂłtico:

El vĂ­deo, creado por Toby Smith, era una joya completamente desconocida de YouTube hasta que el equipo de redes sociales de la propia Maersk lo encontrĂł hace dos dĂ­as y decidiĂł compartirlo en sus perfiles. [vĂ­a Sploid]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)