Foto: AP Images.

Una docena de niños tailandeses pertenecientes a un equipo de fútbol local quedaron atrapados, junto a su entrenador, en una cueva de Tailandia durante más de dos semanas. Tras ser rescatados en una misión impresionante que duró días, los niños ahora se han ordenado como monjes budistas.

En la mañana del martes 24 de julio, en horario local, once de los niños llevaron a cabo una serie de rituales en el templo budista Phra That Doi Wao, incluyendo su “purificación” (en la que monjes les rapan la cabeza), y realizando diferentes ofrendas. Los niños permanecerán ordenados hasta la primera semana de agosto.

Foto: AP Images.

El acto religioso concluye un día después, tras finalizar todos los ritos, rezos y ofrendas, y después los niños realizarán un retiro de nueve días, como agradecimiento de su salvación y en honor a un buceador ex Navy Swal voluntario que murió durante la misión de rescate. Los once niños serán considerados “novatos” del budismo, mientras que el entrenador se convertirá en un monje, dado que ya fue novato cuando era niño.

Advertisement

En la misión de rescate las autoridades tuvieron que extraer miles de litros de agua en muy poco tiempo para poder sacar a los niños, todos con edades de entre 13 y 16 años, de la cueva en la que pasaron atrapados más de una semana antes de que fueran encontrados, y casi otra semana más antes de salir de allí. Fue una odisea heroica en la que participaron muchos voluntarios. [vía AP / El Mundo]