Imagen: Natalie Peeples

Una de las partes más difíciles de aplicar el método Marie Kondo en mi cocina fue encontrar todas las fechas de caducidad de decenas de botellas, latas y frascos. No resulta nada fácil. Al final encontraba siempre un mensaje que decía: “Ver la fecha de caducidad en la etiqueta” mientras estaba leyendo la propia etiqueta. ¿Qué? ¿Dónde?

Automáticamente pongo cosas como el ketchup, la salsa de soja o la salsa Worcestershire en la nevera, pero ¿por qué? ¿Estoy ocupando un valioso estante de mi nevera con cosas que podrían ir en la despensa? Los productos a base de huevo y lácteos, como la mayonesa y la salsa ranchera, parece que tienen que estar claramente refrigerados. Pero con el resto de cosas no está tan claro, por esos vamos a ir uno por uno a ver dónde deben de ir todas esas salsas que abarrotan tu nevera.

Mayonesa

Foto: piyaset (iStock)

Keith Dresser, editora de alimentos de Cook’s Illustrated, dice “Mi regla de oro es que cualquier cosa que contenga huevos debe estar refrigerada, aunque la mayonesa comercial pueda estar pasteurizada. Cualquier cosa con huevos, proteínas o cualquier tipo de vegetal es bueno que esté refrigerada, como regla general”. Parece ser un buen sistema y la mayoría de esos condimentos son fácilmente identificables. ¿Condimentos blancos y cremosos como la mayonesa y la salsa ranchera? ¡A la nevera!.

Advertisement

Ketchup

Foto: barbaraaaa (iStock)

Según un portavoz de Heinz, “Heinz recomienda refrigerar sus productos después de abrirlos para mantener la mejor calidad del producto”, y señala que esto se aplica a todos sus productos, incluidas la mostaza, la salsa barbacoa y el resto de aderezos. No es que sea un mensaje que nos sorprenda, pero es bueno tenerlo en cuenta.

Advertisement

Dresser dice que si no tardas mucho en acabarte un bote no pasa nada porque esté a temperatura ambiente. Pero, como dice Heinz, la calidad general será mejor si lo guardas en la nevera, donde el proceso de degradación se ralentiza. Como explica Cynthia James, del centro de comida de la Universidad de Cornell, “A temperatura ambiente los microbios crecen y se multiplican a una mayor velocidad; refrigerar los alimentos ralentiza su crecimiento”.

Salsas picantes

Foto: alenkadr (iStock)

Advertisement

Aquí es donde las cosas se vuelven un poco más confusas respecto a la refrigeración. Dresser coincide también en esto: “Las salsas saladas o superácidas son algo más complicadas”. Desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, una salsa picante como el Tabasco aguanta bien fuera, porque es muy rica en ácido. Así que “no van a crecer muchas bacterias ahí, principalmente porque es un ambiente bastante inhóspito”. Lo mismo ocurre con la Sriracha, que puedes dejar fuera sin tener que preocuparte.

John Simmons, senior manager de agricultura de McIlhenny Company (un fabricante de Tabasco) respalda esta afirmación: “La salsa Tabasco no tiene que estar refrigerada, solo debe almacenarse en un lugar fresco y seco lejos de la luz directa, como un armario o una despensa”. Esto se debe al hecho de que “nuestra salsa está hecha con solo tres simples ingredientes (pimienta, sal y vinagre) que también ayudan a que dure más tiempo en el estante”.

Sin embargo, las salsas picantes como el Tabasco o la Cholula pueden oxidarse con el tiempo. Por eso, dice Dresser, “si alguna vez has tenido un bote de Tabasco durante unos meses en tu armario, comenzará a cambiar de color, y empezará a pasar de un agradable color brillante a un color marrón rojizo”.

Advertisement

Esto plantea una pregunta interesante en relación al mensaje “Refrigerar después de abrir”: ¿se trata de un problema de calidad o de seguridad? ¿o ambos? Dresser cree que a veces se trata de la calidad: “Creo que en muchos de estos casos, dicen que la refrigeración protege la calidad del producto, no necesariamente desde el punto de vista de la seguridad alimentaria. Por eso, si no lo refrigeras, la salsa podría estar perdiendo el color y el sabor de las cosas debido a la oxidación”. Así que si vas a consumir el Tabasco de aquí a que acabe el año, quizás puedas ganar un poco de espacio en la nevera y guardar la salsa en tu despensa.

Salsa Worcestershire

La composición de la salsa Worcestershire es similar a la del Tabasco; Dresser dice que “algunas marcas de Worcestershire te indicarán que necesitan ser refrigeradas y otras no”. Pero debido al ambiente ácido y salado de la salsa Worcestershire, se trata más bien de un problema de calidad. La salsa Worcestershire tiene proteínas (se trata de anchoas, por lo que no es apta para vegetarianos) pero Dresser dice que “debido a que las anchoas tienen tanto contenido en sal, ayudan a que se conserve”. Esto, junto con el nivel de ácido hace que pueda permanecer abierta en tu despensa durante casi un año.

Advertisement

Salsa de soja

Foto: ddukang (iStock)

Cynthia James, de Cornell, señala que la salsa de soja es “controlada por la actividad del agua”. Esto significa que “a pesar de que el producto es un líquido, el agua que hay en el producto está fuertemente unida a otras moléculas”, en este caso, las de la sal, “de modo que no hay suficiente agua disponible para que los patógenos puedan crecer ”. Así que esa es otra botella que puedes sacar de tu nevera.

Advertisement

Mostaza

Foto: vanillla (iStock)

Aunque nuestro contacto de Heinz sugiere que la metamos en la nevera, la mostaza también contiene vinagre y esos elementos ácidos que hacen que aguante mucho más. Al igual que con el resto de salsas, tendrás que valorarlo tú. Dresser cree que “si estás usas una buena cantidad de mostaza Dijon para hacer aderezos o cosas así, puedes guardarla en tu despensa”. En ese caso solo tendrás que preocuparte por que no le de la luz del sol. Pero si tomas mostaza solo unas pocas veces al año, entonces será mejor que la mantengas en la nevera.

Advertisement

Vinagres y aceites de frutos secos

Foto: DanielTaeger (iStock)

Como señalamos anteriormente, el vinagre es un territorio bastante inhóspito para que crezcan las bacterias. Así que guárdalo en lugares fríos y oscuros, lejos de la luz. Ocurre lo mismo con los aceites de frutos secos como el de nuez o el de almendra, que también deben mantenerse en un lugar oscuro o de lo contrario se pondrán rancios.

Advertisement

Salsas de ensalada

Foto Saddako (iStock)

Vale, algunos aderezos para ensaladas tienen mucho vinagre y mostaza. Pero también suelen tener cebolla y ajo. Así que cualquier bote que contenga “cualquier materia vegetal”, dice Dresser, debe ir a la nevera una vez abierto.

Advertisement


Como regla general: cuando tengas dudas, busca a ver si dice “refrigerar una vez abierto”, ahí tienes tu respuesta. Como mínimo, la refrigeración hará que se ralentice el deterioro de la salsa. James aconseja: “Como consumidores, debemos leer estas etiquetas por razones de seguridad, y si no estamos seguros sobre qué hacer, es mejor ser precavidos”.