Foto: J. Scott Applewhite / AP Images.

Muchos lo primero que hacemos al regresar a casa de hacer la compra de víveres es almacenar algunas frutas y verduras en el refrigerador para conservarlas. El tomate siempre es uno de los elegidos, pero un nuevo estudio científico ha demostrado que aunque refrigerarlo ayuda a mantenerlo en buen estado por más tiempo, su sabor se arruina.

Advertisement

El estudio fue llevado a cabo por un grupo de científicos expertos en horticultura de la Universidad de Florida, liderado por Bo Zhang. Y con él quieren explicar ese mito que muchas veces escuchamos en el supermercado: los tomates comerciales no tienen casi sabor.

Zhang y su grupo explican que esto tiene que ver con la forma en la que conservamos esta fruta. Al mantener el tomate refrigerado a una temperatura inferior a los 12 grados Celsius esto afecta a sus compuestos orgánicos volátiles, lo cual cambia por completo el sabor del tomate. Básicamente aunque un tomate refrigerado dure más tiempo antes de podrirse, también es cierto que día a día perderá más sabor.

Para demostrarlo adem√°s de analizar los tomates refrigerados a nivel gen√©tico (estudiando sus cambios celulares) tambi√©n realizaron un peque√Īo experimento m√°s tradicional: refrigeraron tomates a una temperatura de 5 grados Celsius en diferentes grupos, uno de ellos refrigerado por un d√≠a, otro por tres d√≠as y otro por una semana. Despu√©s un grupo de 76 voluntarios prob√≥ los tomates y, como era de esperarse, calificaron a los menos refrigerados como los de mejor sabor sin saber de qu√© grupo eran los tomates que probaban.

Advertisement

Por ahora el caso del tomate se quedar√° en un dilema personal muy complejo: ¬Ņrefrigerar los tomates para que duren m√°s tiempo en buen estado o comprar m√°s seguidos para consumir frescos y con mejor sabor? Cada quien tendr√° su propia soluci√≥n. [v√≠a The Washington Post]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.