Foto: Brennan Linsley / AP Images.

El huracán María ha dejado una verdadera devastación a su paso por el Caribe, incluyendo casi 20 muertos entre Dominica, Guadalupe y Puerto Rico. En el territorio estadounidense, sin embargo, hubo otro gran afectado: El observatorio de Arecibo, en el que se encuentra el segundo radiotelescopio más grande del mundo.

Advertisement

D√≠as antes de la llegada de Mar√≠a a Puerto Rico, los responsables del observatorio comenzaron a prepararse para lo que ser√≠a el hurac√°n m√°s potente que ha tocado la isla en casi un siglo. El radiotelescopio, fundado en el a√Īo 1963, cuenta con un disco principal de 305 metros de di√°metro y m√°s de 50 metros de profundidad. No obstante, durante los √ļltimos a√Īos hab√≠a estado pasando por una crisis financiera por ser demasiado costoso de mantener.

Esta crisis no ha hecho m√°s que empeorar, debido a que el hurac√°n destruy√≥ por completo uno de sus discos y que muchos instrumentos sufrieron da√Īos graves debido a la ca√≠da de escombros sobre los aparatos cient√≠ficos. Adem√°s, una de las antenas se rompi√≥ por la mitad. Afortunadamente, el disco principal de m√°s de 300 metros no result√≥ gravemente afectado, m√°s all√° de algunos da√Īos que ocasionaron las ventiscas y la ca√≠da de escombros y plantas.

Despu√©s de m√°s de un d√≠a sin poder comunicarse con el mundo exterior, el equipo de cient√≠ficos e investigadores responsable del radiotelescopio contactaron con SRI International, una empresa que ha estado ayudando a mantener el observatorio, y notificaron de los da√Īos. En las instalaciones todav√≠a no hay energ√≠a el√©ctrica, pero los empleados que all√≠ se encuentran cuentan con un generador, suficiente agua, comida y combustible para poder permanecer all√≠ durante al menos una semana m√°s.

Advertisement

Se desconocen las pérdidas que esto supone para el observatorio, o cuánto costará volverlo a poner en marcha.

Es bastante probable que reconozcas el radiotelescopio a simple vista, dado que ha aparecido en pel√≠culas como GoldenEye y Contact. En la vida real, ha estado involucrado en el estudio de las ondas gravitatorias y en misiones de b√ļsqueda de vida extraterrestres. [v√≠a The Washington Post / National Geographic]