Es mejor hacer más ejercicio que menos, por supuesto, pero aparte de eso, no hay nada especial en tomar 10.000 pasos cada día.

En los años 60, había un podómetro popular llamado el manpo-kei – conocido como el “metro de 10.000 pasos” – lo cual podría explicar por qué ese objetivo es tan relevante hoy en día. Al principio, era solo una buen nombre para el producto, pero se mantuvo porque se consideró que era un buen objetivo para algunos de nosotros. 10.000 pasos es aproximadamente ocho kilómetros, un objetivo difícil pero no imposible de alcanzar en un día ocupado.

Advertisement

Una vez aceptado ese número por el público en general, se convirtió en un parámetro común en los estudios de ejercicio y salud. Si estás comparando dos referencias de pasos, ¿por qué no utilizar el de 10.000? Sin embargo, tal como ha destacado The Guardian, eso hace que 10.000 pasos parezca un objetivo especial, cuando en realidad cualquier número razonablemente alto podría ser buen objetivo.

Aunque solo camines para cumplir tus objetivos diarios de ejercicios, es lo único que necesitas para seguir las recomendaciones de organizaciones como la American Heart Association, que recomienda que las personas caminen entre 20 y 30 minutos al día. Además de eso, añade los pasos que tienes que tomar como parte de una vida algo sedentaria. Al final, terminarás con como 7.500 pasos.

Advertisement

Por lo tanto, ¿cuántos pasos necesitas tomar todos los días? Si vives en una ciudad y caminas a todos lados, entonces el objetivo de 10.000 igual se te queda corto. Estarás haciendo mucho ejercicio, pero si puedes meter aún más, estarás mejor. ¿Crees que puedes llegar hasta 15.000? ¡A por ello!

Pero si tienes problemas en alcanzar esos 10.000 por cualquier razĂłn, entra en los ajustes de cualquier aplicaciĂłn que utilizas para hacer un seguimiento de tus pasos y cambiar el objetivo. No significa que quieras hacer menos, pero hay valor en ver un objetivo que consideras dentro de tus capacidades.

Advertisement

No siempre es lo mejor intentar alcanzar al nĂşmero en la pantalla de tu pulsera solo porque un ejecutivo de publicidad de hacer medio siglo pensĂł que era ingenioso.