Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Obviamente esto no es una foto de un pene pudrido.
Obviamente esto no es una foto de un pene pudrido.
Foto: Getty Images

Un angustioso caso reportado por médicos este mes debería recordar a todos que mantengan sus dientes lejos de los genitales de otras personas. Cuenta la historia de cómo un mordida apasionada, y accidental, durante el sexo hizo que el pene de un hombre se empezara a pudrir. Afortunadamente, los médicos actuaron a tiempo para salvarlo.

Advertisement

El hombre de 43 años se presentó en urgencias con una herida dolorosa e infectada cerca de la punta de su pene. Su pareja le había mordido por accidente mientras tenían relaciones sexuales cinco días antes. Cuando lo vieron los médicos, la herida de tres centímetros se había puesto de color negro, una señal de que había tejidos necróticos alrededor del área. En otras palabras, se habían muerto.

El informe sobre el caso se publicó la semana pasada en el Visual Journal of Emergency Medicine, y tal como podrás imaginar por el nombre, hay una foto escalofriante de la herida en la publicación. Haz clic en el enlace si tienes mucha curiosidad (y valentía).

Sin embargo, al fin y al cabo, la situación pudo haber sido peor. El hombre no mostraba indicios, como fiebre por ejemplo, de una infección sistémica, lo cual significaba que la infección solo estaba presente en su pene. No obstante, dado el riesgo de desarrollar una infección necrosante, los médicos rápidamente lo ingresaron y le dieron antibióticos por vía intravenosa.

Advertisement

El tratamiento funcionó, le dieron el alta al hombre y le mandaron antibióticos orales para tomar en casa. Una revisión un mes después encontró que se había recuperado por completo, y que solo tenía una mínima deformación en su pene.

Este no es el primer caso de una infección de pene causada por una mordida. Pero quizá es más sorprendente que muchas personas no visitan a su médico o van a urgencias después de tener un pequeño accidente durante el sexo.

Advertisement

“Tal como ha ocurrido en este caso, los pacientes que reciben una mordida en el pene en general no solicitan ayuda médica, y la infección a menudo empeora”, afirma el informe.

El autor también le advierte a otros médicos que no deben de descartar estos casos, y proporciona dos ejemplos en los cuales la decisión médica correcta es administrarle al pacientes antibióticos, aunque la herida parezca insignificante. Esto es importante porque nuestras bocas están llenas de bacterias que son benignas en su entorno natural, pero que rápidamente se podrían convertir en peligrosas si entran al cuerpo por otro sitio mediante una herida abierta.

Advertisement

“Hasta las heridas discretas causadas por mordidas suponen un riesgo, y pueden causar infecciones significativas”, de acuerdo con el informe.

Advertisement

Esperemos que ninguno de nosotros tenga que tener esa experiencia, especialmente durante el sexo.

Share This Story

Get our newsletter